Una muerte digna para el paciente de coronavirus que atraviesa sus últimos días y darle a sus familiares la posibilidad de despedirse y hacer el duelo. Esos fueron lemas que se fijó el equipo multidisciplinario que creó un protocolo del "ultimo adiós" a implementarse en Mendoza posiblemente esta semana. De concretarse en los próximos días, la provincia sería la primera en avanzar en este protocolo que deberá aplicarse en hospitales público y privados.

Te puede interesar...

Te puede interesar: Salarios. Confirmaron la fecha de cobro de aguinaldo de los estatales en Mendoza

El caso de Solange, la joven cordobesa que murió sin poder despedirse de su padre, porque las autoridades de Córdoba le negaron al hombre la posibilidad de ingresar a la provincia; o el caso de Martín Garay, el puntano que falleció este martes y no alcanzó a ver a sus hijas quienes intentaron viajar 10 veces, pero recién ahora fueron autorizadas a ingresar a San Luis, y la muerte de su padre las sorprendió en viaje desde Tierra del Fuego, reavivaron el debate sobre la necesidad de este protocolo del último adiós.

En lo concreto, en ese protocolo se establece que el paciente podrá firmar un consentimiento informado, aceptando que conoce los riesgos de contagio que puede darse en ese última despedida y podrá también manifestar qué familiar elige para despedirse. En principio, sólo se permitirá el ingreso de un familiar por paciente, para evitar aglomeraciones que puedan ser riesgosas en cuanto al contagio del virus.

"Lo que buscamos es humanizar este momento que es por demás doloroso en sí. Por eso habrá un equipo de acompañamiento para preparar al familiar que va a ingresar y que sepa con lo que puede encontrarse en la sala de terapia intensiva. Creemos que en ese último adiós, en la posibilidad de mirarse y despedirse se abre el proceso de duelo que es necesario, no sólo para esa persona, sino para la sociedad toda", explicó la titular de Salud Mental, Elizabeth Liberal.

Te puede interesar: Salarios. Confirmaron la fecha de cobro de aguinaldo de los estatales en Mendoza

El equipo de acompañamiento para la persona que debe despedirse de un familiar, estará integrado por un médico terapista, un profesional de Salud Mental y un enfermero para cuidar que se cumplan todos requisitos sanitarios en esa despedida.

En el equipo que creó el protocolo hubo médicos, infectólogos, especialistas en bioética, profesionales del CONICET y abogados, de manera de abordar todos los aspectos necesarios para no dejar grises que dieran lugar a distintas interpretaciones que pudieran hacerse en los hospitales que deban aplicarlo.

La idea de los responsables del área de Salud de la provincia es emitir una resolución que haga obligatorio este protocolo cuanto antes.

"Queremos aplicarlo a la brevedad porque entendemos la necesidad de mejorar ese momento para quienes tienen un familiar en este tramo terminal de su vida. En toda sociedad hay un ritual de la muerte y nosotros sostenemos que es una manera de sublimar el dolor y por tanto es necesaria", remarcó Liberal.

Un proyecto de ley busca que se aplique en todo el país

Mientras esta resolución se encamina a implementarse en la provincia, en el Congreso también se analiza un proyecto de la diputada nacional por Mendoza, Claudia Najul, quien pretende que este protocolo sea homogeneo y se aplique en todo el país.

"Queremos que este protocolo sea obligatorio y se aplique en todo el país como un derecho humano a esa despedida, a ese tratamiento humanizado y centrado en la persona y la familia. Buscamos que el paciente que esté en terapia tenga un acompañamiento psicológico y pueda estar acompañado si así lo quiere en sus momentos finales", resumió Najul.

La iniciativa también busca que se establezca un permiso para el tránsito de aquella persona que se encuentre en otra provincia distinta a la que vive su familiar, de manera tal de sortear las disposiciones provinciales que muchas veces son las principales trabas para que se pueda dar esta despedida humanizada.