Diario Uno Política Eduardo "Wado" de Pedro
Nuevo gobierno

De Pedro: el camporista que trabajó por la unidad y que se quedó en la mesa chica

Por UNO

Diputado nacional desde 2011 y conocedor de las intrigas palaciegas del Poder Judicial, Eduardo Wado De Pedro tiene el privilegio de ser el único camporista con acceso a la mesa chica de poder de Alberto Fernández, y ahora se encargará de fomentar la unidad con los gobernadores y otros actores de la política doméstica desde el Ministerio del Interior.

Te puede interesar:Un periodista se quebró al aire por los datos de la pobreza en la Argentina

La vida de Wado es una película repleta de escenas intensas, empezando por su condición de hijo de padres desaparecidos por la última dictadura militar.

A raíz de esta historia familiar, se vinculó a la agrupación HIJOS mientras estudiaba la carrera de Derecho en la Universidad de Buenos Aires.

En diciembre de 2001, fue a Plaza de Mayo como militante de la agrupación de empleados judiciales y sufrió en carne propia la represión de la Policía Federal: fue detenido, privado de su libertad y torturado con picana eléctrica.

Años después vendría la etapa más conocida del oriundo de la localidad bonaerense de Mercedes, con la fundación de 2006 de la agrupación juvenil kirchnerista La Cámpora.

Con el paso del tiempo, De Pedro se convirtió en un referente indiscutido de la organización, exponente del ala "soft" y más "justicialista", complementaria del sector combativo que representa Andrés "Cuervo" Larroque.

Wado, número dos de La Cámpora, fue una pieza silenciosa pero fundamental en el tejido de la unidad del peronismo este año.

Respetado por propios y ajenos por su perfil dialoguista, fue quien tejió los trabajosos acuerdos con Sergio Massa para terminar de darle forma al Frente de Todos.

Antes de eso, fue el cerebro del primer gran ensayo de unidad de la oposición en la jugada parlamentaria que permitió arrebatarle al oficialismo una silla en el Consejo de la Magistratura.