Diario Uno > Política > UCR

Para la UCR, el justicialismo es "una máquina de impedir"

Con el rechazo del Justicialismo, el oficialismo no contará con los votos para iniciar la reforma de la Constitución. La UCR criticó la postura de la oposición

Desde la UCR cargaron con dureza contra el justicialismo luego de que este miércoles se hiciera pública la decisión de no acompañar el proyecto de reforma de la Constitución de Mendoza. El Partido Demócrata y Protectora también habían anunciado su rechazo. Los radicales tildaron de "máquina de impedir" al PJ y su presidente, Tadeo García Zalazar, indicó a radio Nihuil que deberán "rendir cuentas al electorado".

Un nuevo intento para modificar la carta magna quedará solo como un proyecto debido a que los partidos de la oposición no habilitaron su debate y, al requerirse de una mayoría especial en la Legislatura, el oficialismo no cuenta con los números necesarios para hacerlo. Además, tampoco se tiene el aval de los aliados como los Demócratas quienes ya anunciaron su desacuerdo con respecto a la unicameralidad.

Te puede interesar...

El PJ llevó adelante un cónclave durante el martes y miércoles para decidir qué postura tomaría. Por la mañana del miércoles, informaron su no acompañamiento y esgrimieron que el proyecto del oficialismo no admite diálogo ni debate. También rechazaron la idea de que se trate de una medida que ayudará a bajar el gasto público.

Desde el radicalismo rápidamente llegó la respuesta. El presidente de la UCR mendocina señaló que se perdió "una oportunidad histórica" y que el escrito que había conformado el Gobierno tenía "sobradas razones para dar el debate".

También indicó que el justicialismo había expresado durante la campaña a la gobernación la necesidad de modificar la Constitución y reclamó: "Cada partido deberá dar explicaciones sobre lo que plantea en campaña y luego no cumple".

A través de un comunicado, los radicales fueron mucho más duros y tildaron a la oposición como "una máquina de impedir". En pocas líneas, acusaron al PJ de no acompañar los proyecto del actual Gobierno: "Lo único que moviliza al Peronismo local es oponerse y estar en contra porque al al PJ no le interesa Mendoza".

Un poco de historia

Mendoza cuenta con una Constitución provincial desde 1854. Varias reformas se hicieron en los primeros años, la última en 1916. En 1949 también se aplicaron cambios pero, el gobierno de facto, de 1955 las dejó sin efecto. Desde entonces varios intentos se llevaron adelante pero todos quedaron en la nada.

En la historia reciente fue en 2001, de la mano de Roberto Iglesias cuando, a través de un sufragio, los mendocinos votaron a favor de que se abriera el proceso de reforma pero, el artículo 221 de la Carta Magna establece que se requiere de la mayoría de los empadronados, no de los votantes y esto hizo que no se avanzara más.

Julio Cobos fue otro de los gobernador que hicieron el intento pero la historia se repitió. El referéndum salió a favor pero no alcanzaba a ser la mayoría del padrón. Celso Jaque sufrió por el mismo tecnicismo en 2009.

Fue Francisco Pérez quien apuntó solo hacia el artículo 221 pero se encontró con la negativa de la oposición, en ese momento, liderada por el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo. Sin embargo, el tema abrió una grieta en el radicalismo y se llegó a momentos tan polémicos como la toma del Comité ubicado en calle Além por parte de la juventud radical, en ese momento, bajo el mando de Víctor Fayad.

Ya convertido en gobernador, Cornejo quiso limitar la reelección de los intendentes. Pero los papeles se cambiaron y el Justicialismo rechazó por lo tanto la enmienda se hizo a través de un decreto que llegó a la Suprema Corte, donde finalmente fue convalidado.

COMUNICADO_UCR (1).pdf