Para el Gobierno provincial, el balance del año en términos financieros es positivo. Si bien aún no están los números finales, el ministro de Hacienda, Lisandro Nieri señaló que a pesar de todo lo que ocurrió con la pandemia, Mendoza logró mantenerse bastante bien. El funcionario dijo a Radio Nihuil que hubo momentos de mucha presión en el gasto, pero que pudieron sobrellevarse.

"Considerando todo lo que vivimos creo que cerramos el año muy bien siempre teniendo en cuenta lo extraordinario que ha sido 2020. Hubo meses de parate absoluto de la actividad. Aún hoy tenemos situaciones atípicas como vuelos restringidos y el no ingreso de turistas internacionales. No tenemos el balance de los números pero considerando la situación por la pandemia el balance es más que positivo. Pudimos sostener una situación de muy fuerte de la caída de la recaudación a pesar de la presión por los gastos en salud y seguridad", comenzó diciendo el ministro.

Te puede interesar...

Luego abordó otros temas que se detallan a continuación

Las letras

"Para pagar el aguinaldo colocamos dos letras, que fueron por 3 mil millones de pesos en un presupuesto que ronda los 200 mil millones de pesos. Es un financiamiento de corto plazo, que responde a situaciones de liquidez. Lo que sí podemos decir es que relativamente vamos a tener cerrando equilibrado el funcionamiento del Estado más allá de pocos miillones positivos o negativos. Y cerrar equilibrado en un año como este es un valor importante para la provincia. Hay que diferenciar déficit de deuda. Y nosotros no tomamos deuda aun en un año atípico. Mendoza hace 4 años que no tiene déficit de funcionamiento. Cerró con superávit 2018 y con equilibrio en 2017 y 2019. Eso implica no tener que endeudarse para pagar el día día de la provincia".

Lo que viene

"Vamos por el camino de los créditos blandos. No es una alternativa buscar créditos que no sean de organismos bilaterales. Vamos a tomar una deuda pero también vamos a tener un activo. Ese activo va a significar crecimiento, con la nueva ruta, la nueva escuela, el nuevo hospital, la planta de tratamiento de residuos cloacales. Lo que es inadmisible es tomar deuda par pagar sueldos, o medicamentos o el funcionamiento del Estado. Distinto es tomar deuda para crecer. La obra pública es una de las foralezas de nuestra provincia. Mendoza, entre 2010 y 2015 no tenía obra pública y recurría a deuda. Con la autorización que ahora nos da la Legislatura para tomar deuda tendremos un ritmo de obra pública como en 2018 y 2019".