Diario Uno > Política > UNCUYO

Nuevo reclamo de padres y alumnos de secundarias de la UNCUyo

Padres y alumnos de las escuelas secundarias de la UNCuyo fueron a la Legislatura para reclamar por más presencialidad en las clases

Padres y alumnos de los colegios secundarios de la UNCuyo reclaman el retorno a las clasespresenciales pero no escalonado como lo programó la institución educativa, sino con el 50% del estudiantado en las aulas de cada establecimiento. Ya habían manifestado públicamente su posición y ahora lo hicieron con una movilización frente a la Legislatura en la que presentaron una nota dirigida al rector de la casa de estudios, Daniel Pizzi.

El grupo que llegó hasta las puertas de la Casa de las Leyes, fue recibido por el senador radical Diego Costarelli y otros legisladores a quienes le entregaron el documento firmado por más de 200 padres de alumnos de la escuelas secundarias de la universidad. Hay que recordar que dependen de la UNCuyo, el Martín Zapata, Universitario Central, Liceo Agrícola, Magisterio, DAD (Departamento de Apliación Docente) y la Escuela de Agricultura de General Alvear.

Esta semana, se anunció que desde el lunes 14 de junio las escuelas pertenecientes a la Universidad Nacional de Cuyo sumarán nuevas propuestas de presencialidad, que se darán de forma gradual, las semanas previas al cierre de la primera etapa del ciclo escolar 2021. Comenzarán por los primeros y segundos años de las burbujas del grupo A. El 21 será el turno de tercero, cuarto y quinto año bajo la misma modalidad de cursado.

Padres Alumnos UNCuyo en la Legislatura (1).jpg
Muchos alumnos de las escuelas secundarias de la UNCuyo participaron del reclamo.

Muchos alumnos de las escuelas secundarias de la UNCuyo participaron del reclamo.

Esta propuesta no satisfizo a los padres y alumnos que se manifestaron este jueves en la Legislatura. Además de la nota que presentaron exhibieron carteles con leyendas que decían: "Es de extrema necesidad que los chicos vuelvan a clases presenciales en 2021 aunque sea en un regimen mixto alternando con clases virtuales", "¡Queremos volver a las aulas, por favor¡", "La educación es la vacuna contra laviolencia y la ignorancia" y "UNCuyo, abran las aulas", entre otros.

Quienes se movilizaron recalcaron que no pretenden que las clases se desarrollen con la modalidad previa a la pandemia y que, por el contrario, respaldan la aplicación de protocolos y medidas sanitarias para combatir el Covid.

La nota dirigida a Pizzi, dice textualmente:

"Los abajo firmantes, padres de alumnos y alumnas de los colegios secundario de la UNCUYO nos dirigimos a Ud. a fin de solicitarle arbitre los medios a su alcance y considere nuestro pedido fundado en la necesidad del retorno a clases presenciales en los colegios secundarios de la casa de estudios que dirige. Con fecha 03/05/21 y luego de un mes y 10 días solo de clases presenciales en “burbujas” quincenales, se anunció la suspensión de clases con asistencia durante un período de 21 días, habiéndose cumplido el plazo en fecha 25 /05/21. De público conocimiento es la situación actual a esta última fecha (cierre de actividades no esenciales en todo el país, incluida nuestra provincia) y en el día de la fecha se ha anunciado el retorno en el resto de los establecimientos educativos de nivel primario y secundario de las escuelas de la provincia, incluidas las de gestión pública y privada.

Nuestra preocupación son los jóvenes que ven disminuidas sus oportunidades de aprendizaje, ya que una característica de la educación presencial y frente al docente, es el aprendizaje con pares, las normas de convivencia, la disciplina en la gestión de las aptitudes individuales, que desde nuestros hogares cultivamos pero sabemos que la escuela tiene un rol tan importante como el nuestro. No se trata de cualquier grupo etario: se trata de los adolescentes que requieren de pautas y normas de rutina diaria, que lamentablemente esta pandemia ha venido a restringir, de jóvenes que aspirarán a un título de profesional en 4-5 años próximos, y además de miembros de la comunidad de la UNCuyo. También se incluyen a los jóvenes de 19 años en adelante que estudian en las facultades a su cargo. La subjetividad de estos adolescentes y jóvenes, que eligieron esa casa de estudio, se ve afectada por la falta de convivencia con el entorno escolar, uno de los mejores lugares de aprendizaje de ciudadanía, luego del hogar. Reiteramos, igual situación sufren los estudiantes universitarios de grado, cuyo contacto con la UNCuyo ha sido nulo en este año y medio.

De ninguna manera queremos exponer a docentes y comunidad en general a riesgos innecesarios, pero se advierte cierta desigualdad en las oportunidades, factible de compensar con gestión integrada, ya que la mayoría de los establecimientos de la provincia de mano de su máxima autoridad (DGE) ha dado continuidad al cursado quincenal sujeto a protocolos estrictos, sin que ello haya supuesto mayor contagio entre docentes, alumnos y comunidad educativa. (Ref. Reporte Epidemiológico #3.MSDSyD.)

También objetamos el uso de un “semáforo de mayor o menor presencialidad” basado en indicadores que la autoridad nacional utiliza para tomar decisiones sobre una población de 1, 5millones de habitantes (toda la pcia. De Mendoza) y no sobre una comunidad más reducida.

La evidencia científica originada por esta pandemia informa al momento que los adolescentes y jóvenes en educación presencial no se comportan como un grupo “hipercontagiador” como lo reafirman organismos técnicos en el tema (UNICEF) . El nuevo paradigma de la prevención del contagio por COVID_19 dicho por la propia FDA, es considerar “hábitos que implican riesgo de contagio” (distancia menor a 2 metros, no uso de protección, limpieza manos) versus “lugares que contagian”: en este sentido las escuelas y facultades de la UNCuyo, como el resto de las escuelas , no son lugares que contagian más o suponen mayor riesgo que el basal para la población general, y si así fuera deben darse a conocer los datos que respaldan tales decisiones.

Una vez más le pedimos considere el balance costos-beneficios que la medida de cierre de escuelas y universidades implica, en el corto, mediano y largo plazo. Además percibimos con preocupación el descrédito que frente a la sociedad está significando la medida sobre el prestigio y la experiencia construida por los colegios de la UNCUYO a lo largo de 60 años. Las medidas de fuerza acumuladas durante los últimos 15 años, junto a esta situación forzada, afectarán a esta casa de estudio de la que muchos hemos formado parte y que nuestros hijos integran.

En espera de su intervención, quedamos a su disposición y lo saludamos con distinguida consideración".

Seguir leyendo