En la noche de este jueves Alberto Fernández se reunió con 12 gobernadores, entre ellos el mendocino Rodolfo Suarez, para analizar cómo será la próxima etapa de la cuarentena. Allí Suarez manifestó que atento al avance de la pandemia en Mendoza, él se inclinaba por mantener las restricciones que rigen hasta hoy, esto es la prohibición de reuniones familiares y el cierre de bares. Sin embargo, varios de sus pares e incluso el Presidente se mostraron proclives a avanzar con un cierre más estricto.

Te puede interesar: Coronavirus: cavó la fosa para enterrar a su madre en Jujuy, que está desbordada por la pandemia

El anuncio nacional se conocería pasado el mediodía, pero ya en la reunión se dieron algunas pautas de cómo sería el nuevo esquema de la cuarentena en los próximos 15 días hasta el 30 de agosto.

Al presidente Alberto Fernández le preocupa el avance del virus en el país y por tanto dejó claro que no hay margen para pensar en abrir la cuarentena. Es más resaltó una y otra vez: "No estamos en una situación crítica pero nos preocupa la velocidad de cómo se expandió el virus y está clarísimo que abrimos la circulación y se expandió".

En Mendoza, si bien este jueves se registró el mayor récord de contagios y la cifra llegó a 192, las autoridades siguen mirando la situación del sistema sanitario.

En esa evaluación cotejan 3 datos clave: la ocupación de camas de terapia intensiva se mantiene en el 70%, esto con enfermedades de todo tipo incluido el Covid-19, la letalidad por coronavirus es baja y la mayoría de los contagiados son jóvenes que atraviesan la enfermedad sin complicaciones, e incluso sin sintomatología.

Te puede interesar: Coronavirus en Mendoza: cuáles son las restricciones que Suarez tiene en mente para la nueva cuarentena

Todo eso parece abonar la idea de que el nuevo período de la cuarentena en Mendoza no puede ser más flexible, sino mantenerse con las actuales restricciones, con el objetivo de tratar de evitar multitudinarias juntadas de jóvenes, quienes claramente son los que más se contagian y también las numerosas reuniones familiares, que son foco de transmisión del virus.

Con números en la mano, el gobernador Suarez les mostró al Presidente y a sus pares que en Mendoza de los 2.923 casos registrados hasta este jueves, 1.825 son personas de entre 15 y 49 años, que tienen un alto grado de recuperación y una bajísima letalidad.

Te puede interesar...