A cuatro días de tener que definir cómo sigue la cuarentena en Mendoza, el gobernador Rodolfo Suarez evalúa mantener un tiempo más las prohibiciones de realizar reuniones familiares y el cierre de los bares que está vigente según el último decreto.

Te puede interesar: ANSES IFE: cuándo cobro el bono de $10.000 por el Ingreso Familiar de Emergencia

Hoy analiza dónde alojar al creciente número de pacientes que adquirieron el Covid-19 y atraviesan la enfermedad con síntomas leves o sin ellos.

Si bien, para tomar la decisión también contemplará lo que defina el presidente Alberto Fernández, cuyo anuncio podría darse este viernes, el gobernador mira atento los registros de contagios en la provincia y el nivel de ocupación del sistema sanitario.

Suarez no sólo sigue de cerca la curva de contagios, sino que acude a diario al comité de epidemiólogos para saber cuál es la gravedad de los mendocinos que adquirieron coronavirus.

Es que según aseguran en Casa de Gobierno, lo inquieta hoy no sólo controlar el nivel de ocupación de las camas de terapia intensiva, que hasta este jueves se mantenía cerca del 70%, sino también cómo se incrementa el número y dónde alojar a los pacientes que se contagian pero que atraviesan la enfermedad sin mayores complicaciones o incluso sin síntomas.

Te puede interesar: En Mendoza fallecieron seis de los pacientes con Covid-19 que recibieron plasma

"Está la chance de que se evalúe cada caso y se pueda permitir que los pacientes que no tienen complicaciones puedan transitar la enfermedad en su domicilio, como se hace hoy en el área metropolitana de Buenos Aires o incluso en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires", confiaron desde el entorno del gobernador. De hecho, ya se conocen casos de personas asintomáticas que han sido derivadas a sus casas para realizar el aislamiento.

Te puede interesar...