Cambios en Seguridad

Marcelo Calipo es el reemplazante de Roberto Munives como jefe de la Policía de Mendoza

Tras el escándalo que protagonizó Munives por falsear documentos para ingresar al Aconcagua, el ministro de Seguridad lo echó y designó en su cargo a un comisario general retirado que se desempeñaba como segundo de la fuerza

Por UNO

El comisario general retirado Marcelo Calipo es el reemplazante de Roberto Munives, quien presentó su renuncia este martes tras el pedido del propio ministro de Seguridad, Raúl Levrino, en medio del escándalo que se desató por el ingreso al parque Aconcagua del entonces jefe de la Policía junto a su pareja, Mónica Delsouc. La mujer no contaba con el esquema completo de vacunación contra el Covid pero igual se firmó una declaración jurada indicando todo lo contrario.

A mediados de junio del año pasado, Levrino le volvió a ofrecer el cargo de subdirector de la Policía a Calipo, quien ya se había retirado de la fuerza y cumplía funciones como coordinador de Seguridad de la Zona Sur en General Alvear, a pesar de ser oriundo de San Martín. Con anterioridad, se desempeñó como comisario en la Seccional 14.

Al referirse a Capilo, el ministro remarcó que “es un excelente profesional, su trabajo y su equipo demostraron un esquema consolidado dentro del Ministerio de Seguridad”, al tiempo que destacó el trabajo realizado con la Patrulla de Rescate.

Marcelo Calipo 1.jpeg

Ahora será el nuevo director de la Policía, cargo que asumirá al regreso de sus vacaciones ya que se encuentra de licencia, informaron desde el Ministerio de Seguridad. De todas maneras, Levrino ya anticipó en conferencia de prensa que no habrá otros cambios sustanciales más allá de Munives, quien fue despedido tras falsear la documentación que indicaba que su novia había recibido las dosis necesarias contra el Covid para poder subir al Aconcagua.

Munives cumplía el rol de jefe de la Policía desde diciembre del 2015, cuando lo designó el exgobernador Alfredo Cornejo. Luego Rodolfo Suarez lo confirmó en el puesto. A lo largo de su desempeño hubo varios momentos en los que se lo criticó fuertemente, en especial por algunos incidentes que protagonizó uno de sus hijos y, esta semana, por los datos apócrifos que habría presentado su novia, Mónica Delsouc, para realizar un asecenso al Aconcagua a mediados de enero.

La pesquisa que tiene al exjefe de la fuerza aún en el centro de la escena seguirá por dos carriles. Por el lado administrativo, analizarán su accionar la IGS y la Oficina de Ética Pública. La otra vertiente tiene que ver con el Poder Judicial, que iniciará una instrucción de oficio.