Diario Uno > Política > Macri

Macri dijo que el pedido de quiebra del Correo Argentino es un plan de venganza

El Gobierno rechazó la última oferta del Grupo Socma, de la familia Macri, para saldar la deuda del Correo Argentino y solicitó la quiebra

Mauricio Macri criticó este viernes la decisión del procurador del Tesoro, Carlos Zannini, de rechazar la última oferta de su familia para saldar la deuda del Correo Argentino con el Estado Nacional y solicitó la quiebra y un "abuso militante". A través de Twitter, ex presidente consideró que la intervención de Zannini, uno de los hombres de mayor confianza de la vicepresidenta Cristina Kirchner, en el caso que involucra al Grupo Socma, la empresa de su familia que controla el correo, es parte de un "plan de venganza" en su contra.

"Frente al atropello al margen de la ley del PTN (Procurador del Tesoro de la Nación) Zannini, espero que la jueza (Marta) Cirulli rechace ese abuso militante y acepte la propuesta del pago del 100%. Se evitará un perjuicio al Estado y la persecución ilícita a mis hermanos e hijos, que es su plan de venganza", afirmó el ex mandatario.

El último jueves, el Gobierno, a través de Zannini, presentó ante la jueza Cirulli un escrito en el que rechazó la última oferta del Grupo Socma y acusó a Correo Argentino de querer "dilatar el proceso" del concurso abierto en 2001, por lo cual solicitó la quiebra.

Los abogados que representan a Socma en la causa habían ofrecido pagar de una sola vez y al contado 1.011 millones de pesos para saldar al deuda con el Estado, una propuesta que modificó la que habían hecho en 2016, durante el gobierno de Macri.

En aquel momento, la empresa ofreció 300 millones de pesos en cuotas y el gobierno de Macri aceptó pero, luego del escándalo que se generó ante el posible conflicto de intereses en torno a la propuesta y su aceptación por parte del Estado, dio marcha atrás.

En su publicación de este jueves en Twitter, Macri replicó además las expresiones que hizo por el mismo medio el ex titular del Sistema de Medios Públicos Hernán Lombardi, quien afirmó que "en el año 2003 Mauricio comenzó su actividad política" y "como represalia los Kirchner le sacaron la concesión del Correo a su familia", al tiempo que afirmó que "les robaron las plantas y las máquinas que eran de la empresa".

"Hoy, 18 años después la persecución política continúa. La empresa ofrece pagar el 100% de la deuda que determine la justicia y, en un hecho insólito, Zannini rechaza cobrar y pide la quiebra. Nunca se vio una persecución tan salvaje y encarnizada en la Argentina", agregó Lombardi.

La fiscal de la "causa Correo", Gabriela Boquín, estimó en su momento que la deuda de la empresa con el Estado asciende a 70 mil millones de pesos, lo cual fue rechazado en marzo pasado por el presidente de Correo Argentino, Jaime Cibils.

"Es absolutamente mentira que se deban 70 mil millones de pesos. Esos son cálculos disparatados de la fiscal Boquín. La verdad de la milanesa es que la deuda es de 296 millones", afirmó Cibils, quien además sostuvo que todo se trata de "una persecución política contra la familia de Mauricio Macri".

Además, el titular de la firma aseguró que el Estado les robó la empresa: "Nos robaron los activos, nos quitaron todo y nos dejaron los pasivos".

En tanto, en el Gobierno calculan que la deuda de Correo Argentino con el Estado sería aún mayor y rondaría los 4.500 millones de pesos, muy lejos de los 1.011 millones de la última oferta.

En febrero pasado, una pericia realizada por la Dirección de Asistencia a la Justicia en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco), que depende de la Corte Suprema de Justicia, determinó que el acuerdo aceptado al principio por el gobierno de Macri para saldar la deuda fue "perjudicial para el Estado".

Seguir leyendo