Diario Uno Política nieta 127
Cumplen prisión domiciliaria

Los apropiadores de la nieta recuperada 127 fueron condenados en Mendoza

Los 3 imputados en la provincia por la apropiación de la nieta 127 recibieron penas de 10, 8 y 5 años de prisión

Por UNO

El Tribunal Oral Federal 1 de Mendoza condenó este jueves a los responsables de la apropiación de la nieta recuperada 127, Miriam Lourdes Fernández, la hija de María del Carmen Moyano y Carlos Poblete ambos desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar.

Las penas atribuidas fueron 10 años de prisión para Armando Osvaldo Fernández, oficial inspector del D2 especializado en inteligencia, quien registró a Miriam como hija propia; 8 años para Abelardo Santiago Garay, policía del D2 que firmó como testigo apócrifo del nacimiento, y 5 años para Iris Yolanda Luffi, esposa de Fernández que prestó su nombre para inscribir a la niña.

Como en otras ocasiones, se reconoció el carácter de crimen de lesa humanidad cometido en el contexto del delito internacional de genocidio. Y entre las reparaciones, se declaró a María del Carmen Moyano víctima de violencias en razón de su género.

El Tribunal conformado por los jueces Alejandro Piña, María Paula Marisi y Daniel Carelli, antes de dar a conocer la sentencia preguntó a los imputados si querían hablar o manifestar algo, el primero en declarar fue Armando Fernández quien señaló: "No soy abogado, soy policía, tengo 33 años de policía, nueve años estuve en el "D2", ahora pregúnteme que hice durante los 23 años que quedaron. Tienen que mirar mi legajo y la calidad de policía que fui, tienen que mirar cuántos procesos administrativos tengo en contra. Ninguno".

pichona-moyano-y-carlos-poblete-los-padres-biologicos-la-nieta-127.jpg
María del Carmen Moyano y Carlos Poblete, secuestrados y desaparecidos en 1977, padres biológicos de la nieta 127.

María del Carmen Moyano y Carlos Poblete, secuestrados y desaparecidos en 1977, padres biológicos de la nieta 127.

A su turno, Abelardo Garay manifestó estar conforme con su defensa y fue muy directo en sus palabras: "Quiero decirle al Tribunal que soy inocente".

En este contexto,Mariano Tello abogado de Iris Luffi pidió su absolución en el juicio por la apropiación ilegal de la hija de Poblete y Moyano.

Una vez finalizada esta etapa técnica entre las partes, el Tribunal le concedió la palabra a los imputados y luego se retiraron a deliberar hasta pasadas las 18.30, cuando dieron a conocer el fallo.

En audiencias anteriores la Fiscalía solicitó la pena de 15, 13 y 10 años para Fernández, Garay y Luffi respectivamente.

La nieta recuperada identificada con el número 127, quien durante e juicio defendió a sus padres de crianza, nació en la ex ESMA en junio de 1977 y fue sustraída de su madre luego del parto, para ser inscripta en Mendoza bajo un nombre apócrifo por el matrimonio Luffi-Fernández.

María del Carmen Moyano nació en Godoy Cruz, Mendoza, y luego de un primer allanamiento a su domicilio, a raíz de su labor en la villa San Martín, decidió mudarse a San Juan, donde formó pareja con Carlos Poblete, con quien compartió militancia en Montoneros, luego ambos se escaparon a Córdoba y fueron secuestrados en 1977.

De las investigaciones, testimonios y documentaciones la hija de Moyano nació en los primeros días de junio de 1977, en las instalaciones del centro clandestino de detención que funcionó en la ex Escuela de Mecánica de la Armada (exESMA).

En 2012, la Comisión Hermanos de la agrupación HIJOS Mendoza, radicó una denuncia ante la Oficina Fiscal de Asistencia en causas por violaciones a los derechos humanos cometidas durante el terrorismo de Estado sobre posibles casos de personas que podrían ser hijas de desaparecidos, y entre ellas, se encontraba la niña apropiada por Luffi y Fernández.

El 27 de diciembre de 2017 Estela Carlotto, presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, anunciaba que "la nieta 127 es hija de María del Carmen Moyano y Carlos Poblete, ambos desaparecidos".

Esta sentencia constituye la segunda condena por apropiación ilegitima de bebes en la provincia de Mendoza. La primera fue en marzo 2019, con la condena a los apropiadores de Claudia Domínguez.

Fuente: Télam y lesahumanidadmendoza.com