Después de 4 años, Cristina Fernández de Kirchner vuelve este sábado a Mendoza para presentar su libro Sinceramente en el Centro de Congresos y Exposiciones Francisco, de San Martín. Los organizadores indicaron que el inicio del acto será a las 15 y que se respetará este horario para permitir la transmisión en vivo de la televisión.

La expresidenta llegará al Aeroclub San Martín proveniente de San Juan y se espera que la acompañe el gobernador de esa provincia, Sergio Uñac. También se indicó que estará presente el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, que llegaría por vía terrestre.

Si bien nadie lo ha confirmado, se indicaba que San Martín sería el único punto de encuentro entre Cristina Fernández y el peronismo de Mendoza, entre quienes estará la candidata a gobernadora Anabel Fernández Sagasti.

Te puede interesar: "Puedo mirarlos a los ojos porque nunca los traicioné"

Hay 1.200 sillas ubicadas dentro del Centro de Congresos, a las que podrán acceder quienes posean las acreditaciones de ingreso, repartidas entre invitados especiales, autoridades y prensa.

El grueso de la militancia, que ya está confirmado que concurrirán desde toda la provincia e incluso desde algunas provincias vecinas, podrán observar el acto en pantallas gigantes que fueron montadas en el exterior.

Allí también se colocó un escenario, para que después de la presentación del libro Cristina pueda saludar a la multitud. Incluso se instaló sonido, por si la senadora nacional y precandidata a vicepresidenta del PJ quiere hacer uso de la palabra.

No habrá cortes de calles, aunque el tránsito por la ruta 50 será sumamente lento, ya que sobre esta carril está el ingreso al aeroclub y al Parque Agnesi, en donde está ubicado el Centro de Congresos.

Justamente el Agnesi estará abierto solo el 50%, como en las fiestas de la Vendimia departamentales. En ese 50% se podrá estacionar y hasta acampar, mientras que el resto estará reservado al público.

Te puede interesar: El impactante testimonio de la psicóloga de Nahir Galarza

Se estima que las primeras columnas de militantes comenzarán a llegar a la mañana, bien temprano, tratando de conseguir los espacios más cercanos al escenario externo y se les recomienda no esperar el paso de la exmandataria en la ruta, para no dificultar el tránsito y, además, porque quizás ni siquiera puedan verla.

El ingreso al Centro de Congresos será controlado estrictamente, persona a persona, para evitar que su capacidad colapse.

Las 1.200 sillas estarán distribuidas en los dos salones, que están diseñados estratégicamente para formar uno solo.