Diario Uno > Política > intendenta

La intendenta embarazada que no toma licencia y derriba mitos

Flor Destéfanis, la intendenta de Santa Rosa, transita el último mes de su segundo embarazo y decidió no tomar licencia: "Ojalá sirva para derribar mitos", dice

Como podría ser el caso de cualquier intendente mendocino, la agenda de intendenta de Santa Rosa, Flor Destéfanis no respeta horarios estancos, ni de almuerzo, ni de descanso.Este jueves, por caso, pasadas las 21 continuaba reunida con la cámara de empresarios del cannabis con los que firmó un convenio de producción en su comuna.

Cannabis Santa Rosa.jpg

Y si bien ese desplieque es habitual, ella ahora transita el último mes de su segundo embarazo (ya es madre de Juana, de 3 años) pero decidió no delegar el poder, ni pedir licencia. En principio porque su gestación lo permite, pero también porque pretende derribar el mito que supone que "una mujer es menos productiva porque puede embarazarse y en ese periodo no trabaja", resalta.

Todo embarazo supone sumar algunos cuidados de la salud, pero esos se intensifican cuando la gestación se da en el medio de una virulenta pandemia como es el Covid, cuya segunda ola golpea a Mendoza. Por eso y ante su decisión de mantenerse hasta el último momento al frente de la comuna, en el edificio de la Municipalidad de Santa Rosa a nadie se le ocurre cerrar una ventana o bajarse el barbijo.

"Soy bastante estricta con los cuidados en la comuna y también cuando me traslado a alguna reunión. Acá no se cierra ninguna ventana, ni en el edificio, ni en la camioneta que me lleve, para asegurar la ventilación cruzada y todo el que entra a mi oficina sabe que no se puede bajar para nada el barbijo. Además a los colaboradores más cercanos les pido que tomen los mismos recaudos con sus relaciones fuera de la comuna y trato de hacer la mayor cantidad de reuniones al aire libre", detalla la jefa comunal del Este.

Si bien asegura que la misma pandemia, que por la cuarentena impuso las comunicaciones virtuales, le permite coordinar varias reuniones de esa forma, ella decide acudir en persona cada vez que el cargo, o el partido la convoca.

Flor y Juanita su hija.jpeg

"Es un desafío transitar el embarazo y compatibilizarlo con mi rol de intendenta y madre de una nena de 3 años, pero lo hago primero porque me siento muy bien, pero también para mostrar que es un prejuicio eso de que cuando una mujer se embaraza es menos productiva, sólo por el hecho de estar embarazada, o que las embarazadas no queremos trabajar. Cuando se supo de mi embarazo no faltó el que empezó a preguntar cuándo me tomaba licencia o a especular con eso. O ahora que estoy al final de la gestación, el que critica porqué me saco fotos así, con esta panza. Hay que desterrar esa mirada que menosprecia la capacidad de las mujeres y que no es más que un prejuicio", sentenció Destéfanis.

Por estos días, la intendenta de Santa Rosa transita la semana 35 de su embarazo y todo hace pensar que su segunda hija, Margarita, nacerá a fines de mayo en una clínica de Guaymallén. Por ahora, a sólo 3 semanas de eso, se hace lugar en su agenda para recibir ayuda con técnicas de lactancia que mejoren la experiencia que tuvo con su primera hija.

"Lo que hago yo no me diferencia de cualquier otra mujer que trabaja mucho y es madre, de una docente que tiene doble turno o una policía que cumple guardias de 24 horas. A las mujeres se nos suele medir socialmente con una doble vara, para ver cómo cumplimos nuestros roles personales o familiares y los profesionales. Por eso también debemos mostrar que podemos ejercerlos sin que se nos menosprecie" concluyó la jefa comunal.

Seguir leyendo