El jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), Horacio Rodríguez Larreta está dispuesto a enfrentarse en internas en Juntos por el Cambio y competir contra Mauricio Macri. El mandatario porteño está al frente de lo que es el ala dialoguista de su partido, junto a la ex gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, mientras el ex presidente se ha alineado en la fracción dura y confrontativa con la ex ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich.

Ya con el fin de seguir trabajando en su candidatura presidencial de cara a 2023 Larreta, define quiénes serán los candidatos en las próximas elecciones.

La gran interna de esa fuerza política se dará en la Ciudad de Buenos Aires, donde la ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich aseguró que será candidata en los próximos comicios en una estrategia que colisiona con la de Rodríguez Larreta, que quiere a personas más "dialoguistas" al frente de la boleta del espaci.

Si bien en un principio se especulaba que iría a la provincia de Buenos Aires, lugar que gobernó entre 2015 y 2019, María Eugenia Vidal sería candidata por la Ciudad de Buenos Aires, en parte porque la ex mandataria no quiere volver a una boleta bonaerense y en parte porque el jefe de Gobierno porteño necesita una candidatura fuerte para ganar la interna.

La ex gobernadora emprenderá esta semana un viaje a Washington DC, Estados Unidos, para tener una serie de reuniones en el marco del rol que tiene en la Organización de Estados Americanos (OEA).

También viajará a Estados Unidos el actual presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien labró una buena relación con Vidal y cuyos legisladores locales ayudaron a que Juntos por el Cambio apruebe distintos proyectos de ley en la Provincia, como en el caso de la que prohibió que haya más de dos mandatos para los intendentes bonaerenses que hoy genera numerosos dolores de cabeza en el oficialismo.

Asimismo, en ese distrito Rodríguez Larrreta tiene dos nombres fuertes para ir a disputar la interna: uno es la líder de la Coalición Cívica, Elisa Lilita Carrió, quien finalmente sería candidata, y el otro es el ex presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

Monzó es uno de los que genera más molestias dentro del ala dura de Juntos por el Cambio: es acusado junto a Rogelio Frigerio de haber fracasado en la "gestión de la política" en el gobierno de Mauricio Macri y fue muy criticado cuando habló de la necesidad de "jubilar" al ex jefe de Estado, que en ese momento ya se encontraba escribiendo su libro Primer Tiempo.

El ex presidente de la Cámara de Diputados tiene la intención de ser candidato a gobernador en 2023 y asegura que no puede suceder más que los mandatarios bonaerenses salgan de la Ciudad, como fue el caso de Vidal y Axel Kicillof, entre varios otros que ocuparon el cargo anteriormente.

Hoy Monzó y Frigerio trabajan en el armado político de Rodríguez Larreta y aseguran que en el 2023 no puede haber un gobierno que no incluya a figuras importantes del peronismo no kirchnerista como Juan Manuel Urtubey, Florencio Randazzo o Roberto Lavagna.

Mientras tanto, Patricia Bullrich se afianza como candidata desde su lugar de presidenta del PRO y algunos aseguran que tiene aspiraciones presidenciales, aunque por ahora no está distanciada de Mauricio Macri en su armado.

Macri, decidido a jugar el "segundo tiempo", todavía no definió ninguna candidatura y en su entorno remarcan que no será candidato en 2021, pero sí mantiene expectativas de cara a 2023.

Sucede que después de sus cuatro años de Gobierno, el ex mandatario tiene una imagen negativa muy alta solo comparable con la de la ex presidenta Cristina Kirchner, aunque también existe un núcleo duro de votantes de Juntos por el Cambio que solo se sienten identificados por Mauricio Macri, por lo que en las internas del partido todavía tiene fuerza propia.

Fuente: Noticias Argentinas.

Seguir leyendo