Militantes de partidos de izquierda, gremios docentes y residentes médicos protestaron este jueves frente a la Legislatura porteña, aún cuando rige el aislamiento social y obligatorio por el coronavirus, contra la Ley de Emergencia Económica que impulsó el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta y que trataban los diputados de la ciudad.

Te puede interesar: Quién cobra hoy el bono de $10.000 de la ANSES: consultá tu fecha de cobro de IFE

Durante la protesta, se desplegaron decenas de banderas y pancartas, mientras los manifestantes respetaban entre sí el distanciamiento social y usaban barbijos.

"Es indignante que en una ciudad con un alto nivel de recaudación, la primera respuesta del gobierno sea atacar a uno de los sectores más vulnerables, el de las y los trabajadores contratados y estatales", dijo Manuela Castañeira, dirigente del Nuevo MAS, quien participó de la convocatoria.

Castañeira se refirió de esta manera a que el proyecto de ley original enviado por Rodríguez Larreta habilitaba al Poder Ejecutivo a escalonar el pago de salarios de los empleados estatales de la Ciudad, pero -tras dos semanas de negociaciones entre oficialismo y oposición- el artículo fue eliminado, aunque resta la posibilidad de congelar los sueldos.

La Asociación Docente de la Ciudad de Buenos Aires (Ademys) también participó de la protesta y una de sus dirigentes, Vanesa Gagliardi, afirmó que, aunque se hayan eliminado algunos artículos del proyecto original, "se mantiene el ajuste salarial"

"Se rumorea que el jefe de Gobierno eliminó algunos artículos del borrador de la iniciativa, pero todas las versiones confirman que se mantiene el ajuste salarial, a través del congelamiento de paritarias con una inflación de más del 50% interanual, la suspensión del pase a planta, consolidando en 20.000 precarizados en la Ciudad y otras barbaridades", dijo.

Por su parte, Celeste Fierro, dirigente del MST-FIT Unidad, apuntó: "El mismo gobierno al que denunciamos por la compra con sobreprecios de barbijos vencidos a amigos de la patria contratista, que gasta millones en equipamiento antidisturbios, hoy busca cargar el precio de la crisis sobre los trabajadores de la ciudad".

En ese marco, agregó: "Proponemos otra versión de la Emergencia Económica: que se aumenten partidas para salud, para salarios, para urbanización urgente en base a suspender el pago de 48.000 millones de pesos de deuda externa de la CABA".

La asamblea de Residentes y Concurrentes de CABA también acudió a la convocatoria "en defensa de los salarios, de elementos de protección personal y de insumos para el hospital público".