Diario Uno > Política > Fernández

Fernández: "Me llamaron envenenador serial y ahora me piden más veneno"

Fernández recordó que apenas comenzada su gestión, cuando se estaba "encendiendo la economía", llegó la pandemia de coronavirus

El presidente Alberto Fernández cuestionó este martes a los opositores que lo tildaron de "envenenador serial" por adquirir la vacuna Sputnik V, pero ahora le piden "más veneno". El presidente, en tanto, afirmó que la pandemia del coronavirus "cambió la agenda" del mundo, pero "la diferencia" es que en la Argentina fue "después de (el ex presidente Mauricio) Macri".

"Me llamaron envenenador serial y ahora me piden más veneno para los argentinos", resaltó Fernández durante una visita a Tucumán, en la que criticó a dirigentes de la oposición que apuntaron contra la campaña de vacunación oficial.

Te puede interesar...

"Cuando empezó la pandemia nos cambió toda la agenda como al mundo entero, no a nosotros. Con la diferencia que al mundo entero no tuvo que encontrar la pandemia después de Macri y yo sí", resaltó Fernández durante un encuentro con industriales y representantes de sindicatos del NEA y NOA en la provincia de Tucumán.

Fernández recordó que apenas comenzada su gestión, cuando se estaba "encendiendo la economía", llegó una pandemia de coronavirus que debió afrontarse con un "sistema de salud que había sido abandonado por los que gobernaron antes, que habían eliminado el Ministerio de Salud, que habían dejado vencer vacunas".

Fernández también se refirió al aumento de la productividad industrial, a la suba de precios internacionales de las materias primas y a su correlato en el mercado interno.

"Les marcaba (a los industriales textiles) que me encanta verlos crecer, pero me preocupa que los precios de los productos crezcan como crecen", afirmó para luego describir un ciclo que describe la economía nacional repetidamente: "Crece la producción, crece la demanda, aumentan los precios".

En ese sentido, dijo que "el problema es mucho mas grave aun" cuando se trata de los alimentos.

"No podemos seguir con las mismas lógicas de siempre. Me criticaron porque lleno mis discursos de demandas morales: la política es moral y ética, y apelo a la moral y a la ética de los argentinos para que entiendan que no podemos caer en el mismo problema que siempre nos ha complicado", añadió.

Dijo además que hay que "garantizar que los precios internacionales no se vuelvan en desmedro de los argentinos" y subrayó que no quiere "ejercer a espada del poder".

Finalmente, apuntó que "la Argentina que mejor funciona no es la que ajusta, sino que es la que contiene a todos y les da un lugar para crecer".