Votar no es gratis. Para las próximas elecciones legislativas PASO del 12 de septiembre, el Gobierno de Mendoza deberá gastar $88 millones en la impresión de boletas. El gasto creció en esta oportunidad por la aparición de las listas colectoras del Frente de Todos, Vamos Mendocinos y Compromiso Federal, lo que obliga al Estado a imprimir el equivalente de un padrón completo para cada una de ellas en los departamentos en los que compitan con distintos precandidatos a concejales.

El monto es equivalente a lo que cuesta en la actualidad construir una escuela en Mendoza, según los datos que manejan en la Dirección General de Escuelas y representa más de la mitad de lo que se invirtió el año pasado en la reforma de la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Central, en donde se sumaron 34 camas de UTI, a lo que se destinó $145 millones.

Seguir leyendo

Lisandro Nieri.jpg
El ministro de Hacienda Lisandro Nieri.

El ministro de Hacienda Lisandro Nieri.

"Teníamos una previsión económica para solventar los gastos de las elecciones, pero claramente lo que habíamos previsto es mucho menos de lo que deberemos aportar, porque el monto final se eleva notoriamente por la presencia de las listas colectoras, que nos obliga a imprimir un padrón por cada una de ellas, aunque la provincia deba pagar sólo las categorías de senadores y diputados nacionales y concejales", admitió el ministro de Hacienda, Lisandro Nieri.

La decisión del gobernador Rodolfo Suarez de unificar las elecciones provinciales con las nacionales, tenía los argumentos de que por un lado esa simultaneidad de los comicios "permitiría disponer de los recursos económicos y logísticos en un único acto, con el consecuente ahorro que ello implica”, según lo que sostuvo el 1° de Mayo cuando lo anunció.

Pero además Suarez resaltó que de esa manera se simplificaba la organización del proceso electoral en el contexto sanitario, es decir los mendocinos no debían exponerse a ir a votar más veces, al no desdoblar las elecciones como ocurrió en el 2019.

“Adhiérase a las elecciones nacionales regladas en las Leyes Nacionales Nº 26.571 y Nº 2.135 para la elección de precandidatos y candidatos respectivamente, en reemplazo de los legisladores provinciales cuyos mandatos expiran el 30 de abril de 2022”, dispone el artículo 1º del decreto 568 que se publicó en el Boletín Oficial de la provincia.

Cuando Suarez hablaba de ahorro, se refería a que con esta unificación de elecciones, el Estado Nacional debía pagar el costo de la impresión de las categorías de senadores y diputados nacionales, mientras que la provincia se encargaría de pagar el resto de las categorías, esto es diputados y senadores provinciales y concejales de cada departamento.

En el caso de la Nación, según la ley que reformó el ex presidente Mauricio Macri en 2019, el Estado pagaría el equivalente a dos padrones y medio por cada agrupación, mientras que en Mendoza, la norma vigente obliga a pagar un padrón por boleta.

Por tanto, en estas elecciones ese gasto se acrecienta con la existencia de las listas colectoras que ya oficializaron en el Frente de Todos, Vamos Mendocinos y Compromiso Federal.

Diputado radical jorge albarracin
Jorge Albarracín, titular de la Junta Electoral

Jorge Albarracín, titular de la Junta Electoral

"Por ejemplo en el caso de Tupungato el Frente de Todos presenta una boleta A y otras 5 colectoras con distintos candidatos a concejales, por lo que en ese caso el Estado debe pagar la impresión del padrón de Tupungato para cada una de ellas, no del padrón provincial, sólo de esa comuna", explicó el secretario de la Junta Electoral, Jorge Albarracín.

Atento a la resolución del juez federal con competencia electoral, Walter Bento, el Gobierno provincial debería abonar esos $88 millones en los próximos días, para que los frentes partidarios y los distintos partidos políticos avancen con la impresión de las boletas, ya que deberán presentar esos modelos impresos el próximo martes 17 de agosto para que sean sellados los originales que luego cada presidente de mesa tendrá de modelo para comparar con las boletas que ingresen en los cuartos oscuros, por si aparecieran boletas truchas.