Diario Uno > Política > cuarentena en Mendoza

Cuarentena en Mendoza: cuál será el dato que mirará Suarez para saber si tiene que cerrar todo

Si las nuevas restricciones no alcanzan se analiza endurecer la cuarentena en Mendoza y volver al aislamiento para bajar los contagios

Tras el anuncio realizado por gobernador Rodolfo Suarez sobre las nuevas restricciones vigentes hasta el 22 de septiembre, ahora evaluará día a día algunas variables cable para saber si hay que retroceder y volver a una etapa de aislamiento, denominada ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio) en el marco de la cuarentena en Mendoza.

La advertencia fue clara: "Está es la última medida de flexibilización, el siguiente paso, sino bajamos la curva de contagios, será ir al aislamiento por 20 días".

Te puede interesar...

Mientras tanto, el gobernador y el resto del gobierno de Mendoza mirarán todos los días un dato clave que es el porcentaje de casos positivos que cada día aparecen en relación a la cantidad de testeos. Puso como ejemplo este último el lunes donde el 45% de los testeos realizados dieron positivo y remarcó que ese es un "número alto".

El segundo dato que también mirarán a diario será la tasa de duplicación de casos, es decir cada cuántos días se duplican la cantidad de casos en Mendoza. Con las últimas cifras disponibes dijo que ese número en Mendoza está en 13 días cuando el mínimo recomendado por la OMS es de 15 días.

El tercer dato sensible es la tasa de mortalidad, es decir la cantidad de fallecidos en relación al número de habitantes, un dato que hasta arroja resultados tranquilizadores, porque en promedio mueren por día entre 3 y 5 personas.

El número de camas críticas

Otro factor altamente delicado es el número de camas disponibles en las unidades de Terapia Intensiva. El gobernador destacó que prácticamente se ha logrado duplicar la cantidad de camas críticas en el sistema de salud pública desde que comenzó la cuarentena en Mendoza, sumando 110 camas. También se sumaron 740 personas más al sistema de salud entre médicos y enfermeros.

Resaltó además que el elemento más crítico de sumar es la cantidad de médicos especialistas en terapia intensiva porque no se pueden formar de un día para el otro.