En octubre Casino Club San Rafael cerrará sus puertas tras 20 años y 80 trabajadores quedarán sin trabajo. Desde el Instituto de Juegos y Casinos (IPJyC) defendieron la decisión y la adjudicaron a una política de "ordenamiento y achique de la oferta de juego" pero desde el Concejo Deliberante de ese departamento pidieron que se revierta la medida.

Fue un proyecto de declaración dirigido a Alfredo Cornejo el que encendió la mecha y despertó suspicacias metiendo este conflicto de lleno en la campaña electoral.

"Hoy salió una ordenanza municipal para que se alargue la concesión o se llame a una nueva licitación por la pérdida de los 80 puestos de trabajo. Pero esa ordenanza está firmada por la presidenta del Concejo Deliberante, que es la pre candidata a vice gobernadora Cristina Da Dalt", deslizó Josefina Canale, titular del IPJyC.

Sin embargo, desde prensa del bloque justicialista de San Rafael negaron que la compañera de fórmula de Alejandro Bermejo sea una autoridad legislativa y afirmaron que es "solo una concejal más". Además señalaron que la UCR también presentó un proyecto pidiendo que se reubicaran a los trabajadores que se verán afectado por el cierre.

"Nos llama mucho la atención que a 15 días de las PASO se esté solicitando esto", subrayó la titular de los casinos mientras que justificó esta medida como "consistente con las que estamos teniendo desde el principio de la gestión, que es ordenar el juego y achicar la oferta cuando se pueda".

Desde el bloque del PJ rechazaron los tintes políticos del pedido y manifestaron su preocupación por la pérdida de la fuente de trabajo de estos 80 trabajadores.

Por su parte, Indira Vezzani, representante gremial, narró que el proyecto surgió luego de una reunión convocada por los empleados a la que asistieron concejales y legisladores sanrafaelinos de todas las fuerzas políticas y en donde se planteó esta problemática.

"Creíamos que se iba a llegar a un acuerdo pero ante el cierre inminente pedimos que se respetaran los puestos de trabajo y que el casino siguiera abierto", indicó Vezzani, quien con un grupo de compañeros presenciaron la sesión que se realizó este miércoles.

Casino Club es un negocio de capitales privados que tiene la concesión del juego desde hace 20 años y es el único en Mendoza que se mantenía en pie por fuera de los hoteles cinco estrellas, por lo que tiene una administración especial. Según Josefina Canale la empresa que lo administra es propiedad de Cristóbal López.

En 2018, la empresa hizo uso de uno de los derechos estipulados en el contrato y pidió una prórroga por cinco años en la licitación pero el Estado decidió no otorgarlo y concretar el cierre en octubre del 2019.

Te puede interesar...