Policiales Viernes, 9 de noviembre de 2018

Volvieron a condenar al Jamaica por un asesinato en Las Heras

Si bien en 2016 había recibido 14 años y medio de cárcel por el crimen de Carlos González (29), la Suprema Corte anuló parte del fallo.

Por segunda vez, la Justicia condenó al Jamaica por cometer un asesinato en Las Heras. El joven de 22 años, quien supo liderar una violenta banda que tenía asiento en el barrio Santa Teresita, recibió una pena un poco más leve que la anterior.

A mediados de abril del año pasado, Jonathan Ariel Morales Sepúlveda fue encontrado culpable de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. La Sexta Cámara del Crimen entendió que fue la persona que terminó con la vida de Carlos Alejandro González, un joven de 29 años baleado en febrero de 2015 -ver más abajo-.

En esa ocasión recibió una pena de 11 años y medio de cárcel que se terminaron convirtiendo en 14 años y medio al unificarse con otra pena anterior. La defensa del Jamaica Morales presentó un recurso ante la Suprema Corte de Justicia y este organismo decidió anular la sentencia parcialmente.

Para el máximo organismo de Justicia provincial no hay dudas respecto a que es el autor del crimen, pero consideró que no fueron correctas las razones para otorgar ese monto de años. Para los ministros, al momento de unificar las dos penas no se deben sumar aritméticamente sino que se debe realizar una composición.

Por eso este viernes se realizó un audiencia, esta vez ante otro Tribunal compuesto por los jueces Jorge Coussirat, Ariel Spektor y Ramiro Salinas. La fiscal Daniela Chaler solicitó en esta ocasión 12 años y medio de cárcel por las dos causas y así fue el fallo de los magistrados.

Inocente en medio de una guerra de bandas

Durante varios años, el barrio Santa Teresita de Las Heras fue el escenario donde dos bandas antagónicas protagonizaron todo tipo de enfrentamientos. Por un lado estaban los Canavis, un grupo de jóvenes ligados a la barrabrava del club Huracán Las Heras quienes fueron detenidos con el tiempo en el marco de investigaciones por amenazas con el fin de usurpar casas, entre otras.

Del otro lado de la vereda están los Jamaica. Jonathan Morales es hijo de Mario Morales, conocido en la zona como el Jamaica Grande. Entre ambos integraban la banda que buscaba el poder territorial de la zona, aunque su progenitor estuvo un tiempo preso y el hijo continuó con los enfrentamientos.

Carlos González no tenía nada que ver con esa situación. El joven residía se había mudado a la barriada lasherina y perdió la vida a los pocos meses, más precisamente el 28 de febrero 2015. Esa jornada, el Jamaica Chico protagonizó un enfrentamiento armado con los Canavis y efectuó un disparo que rebotó en un árbol y terminó alojado en el pecho de González.

Más noticias