Diario Uno > Policiales > Madres del Dolor

Viviam Perrone: "Esos chicos no se olvidan más de esta tragedia" en la ruta 2

 Embed      

La fundadora de la asociación civil Madres del Dolor, Viviam Perrone, afirmó este jueves que los alumnos de la escuela de Benavídez que viajaban en el micro que volcó esta madrugada en la ruta 2 "no se van a olvidar más de esta tragedia", en la que murieron dos niñas de 11 años.

Te puede interesar:Macabro, encontraron a una mujer que dormía hacía 15 días con su marido muerto

"Me enteré de la tragedia increíble que ocurrió en la ruta 2 y uno enseguida se pregunta qué pasó y trata de buscar culpas. Lo único que se sabe es que quizás hubo exceso de velocidad o el vehículo no contaba con el dispositivo que controla la estabilidad y es obligatorio para micros y camiones desde 2018", dijo Perrone a Télam.

La mamá de Kevin Sedano, el adolescente que murió en 2002 tras ser atropellado por un auto en la localidad bonaerense de Vicente López, se preguntó "por qué no importa lo que tiene que ver con tragedias viales".

"Los siniestros viales generan 20 muertes por día y son la primera causa de fallecimiento entre los jóvenes en la Argentina, y no veo que eso esté en la tapa de los diarios. Mañana sí va estar, pero ya será tarde", criticó.

Y completó: "Sólo sabemos que la angustia y el dolor no se va nunca. Esos chicos, sus padres y toda la comunidad educativa no se lo olvidan más, son cientos de personas que quedan marcadas para toda la vida".

Diego Molina y Sergio Kohen, familiares de una docente y un alumno muertos en la tragedia del colegio Ecos del barrio porteño de Villa Crespo, aseguraron que "no fue un accidente, porque pudo evitarse con la prevención adecuada".

"Hay que entender que esto no fue un accidente. Fue un siniestro vial, una situación que podría haberse evitado haya ocurrido por una falla humana o mecánica. Estas muertes eran evitables si los controles se hubieran realizado, ya sea en las horas de descanso del chofer como en cualquier punto de la mecánica del motor", aseguró a Télam Molina, ex esposo de la maestra que acompañaba a los alumnos que regresaban de hacer tareas solidarias en El Impenetrable chaqueño.

Kohen, en tanto, cuestionó: "¿Otra vez el nudo en la garganta y la angustia de miles de personas que sabemos que esto puede prevenirse? ¿Otra vez chicos de una escuela en un viaje que debía ser todo placer y aprendizaje?".

"Nuevamente nos hacemos las mismas preguntas: ¿la empresa estaba habilitada para este tipo de viajes con estudiantes? ¿Actuó la Red de atención a la víctima de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, que se inauguró este año? Seguimos exigiendo controles a los choferes y a los micros, porque esto pudo evitarse con la prevención adecuada", insistió a Télam el padre de Nicolás, uno de los nueve alumnos que murieron en 2006.

La ONG Luchemos por la Vida señaló en un comunicado que si bien las pericias determinarán las causas del siniestro, "puede pensarse en el error humano como la causa principal, ya que la ruta no ofrecía inconvenientes y había plena visibilidad en ese momento".

"¿El chofer se quedó dormido? La razón más común de un hecho de estas características, en el que se realiza una maniobra brusca inesperada, suele ser que el conductor se adormila y pierde el control de la dirección. Por eso se aconseja realizar los viajes durante el día y descansar adecuadamente antes de emprender el viaje", recordaron.

Luchemos por la Vida lamentó, además, "la falta de uso del cinturón de seguridad, que habría causado los desenlaces fatales".

"Ante un choque o vuelco, el cinturón de seguridad es el principal salvavidas para evitar golpearse al salir despedido del asiento por la fuerza de la inercia. Pese a ser obligatorio su uso en los micros, los choferes no suelen advertirlo, y la mayoría de las personas no suelen colocárselo", apuntaron.

El siniestro en el que murieron dos alumnas y al menos otros diez chicos resultaron con heridas graves, dos de ellos con amputaciones en sus miembros, ocurrió a las 6.30 de este jueves mañana a la altura del kilómetro 141 de la ruta 2.

El micro transportaba chicos de entre 11 y 13 años de una escuela de la localidad bonaerense de Benavídez, que habían salido a las 3.30 rumbo a San Clemente por su viaje de egresados.

Te puede interesar...