Diario Uno > Policiales > Secuestro

Video: dos chicas se salvaron de un secuestro gracias a la alarma vecinal

Dos jóvenes mujeres fueron víctimas de un aparente intento de secuestro en Quilmes. Las quisieron subir a una camioneta mientras caminaban a plena luz del día

Dos mujeres fueron interceptadas por una camioneta cuando caminaban por Quilmes Oeste, provincia de Buenos Aires. Según contaron las víctimas quisieron secuestrarlas pero gracias a la alarma vecinal, los delincuentes desistieron y escaparon.

Dos mujeres fueron interceptadas por una camioneta cuando caminaban por Quilmes Oeste, provincia de Buenos Aires. Según contaron las víctimas quisieron secuestrarlas pero gracias a la alarma vecinal, los delincuentes desistieron y escaparon.

Te puede interesar...

"Uno de los hombres bajó y agarró a mi amiga, que se tiró al piso haciendo peso muerto y gritando. Yo no sabía qué hacer porque a mí me estaban apuntando con un arma", relató Melanie, una de las chicas que fue víctima de un aparente intento de secuestro a plena luz del día.

Las mujeres fueron socorridas por vecinos. Gracias a que uno de ellos activó la alarma vecinal del barrio, los delincuentes huyeron rápidamente en el vehículo.

El hecho ocurrió el sábado a eso de las 13.30 y quedó registrado en una cámara de seguridad.

En el video se ve cómo las chicas van caminando en dirección a la parad de colectivos por calles Corrientes y Juan B Justo, de Quilmes, cuando una camioneta tipo utilitario, de color azul, se detiene de imprevisto a su lado.

Intentaron secuestrar a dos chicas en Quilmes

Un hombre desciende de la misma y agarra a Lara, una de las chicas, que se tira rápidamente al suelo.

"Primero, nos apuntó con un arma y salimos corriendo. Pero la agarro a Lara. Yo me quedé paralizada hasta que me tiré encima del atacante y le dije que la suelte", contó Melanie.

Otro sujeto esperaba manejando la camioneta.

"Empezó a sonar la alarma vecinal y el hombre que estaba dentro de la camioneta dijo ‘ya fue dejala, subite al auto’", contó.

Casi sin pensarlo, las chicas corrieron a la camioneta durante unas dos cuadras para intentar leer la patente, aunque sin éxito.

"Si querían robarnos podían hacerlo tranquilamente porque teníamos dos mochilas y Lara tenía el celular en la mano", dijo la mujer con dudas sobre las intenciones de estos hombres.