Tiene 38 años

Una santafesina llegó a Mendoza para buscar a su hijo de quien no sabe nada hace un mes y medio

Se trata de un hombre de 38 años quien llegó a la provincia en 2019. La última comunicación fue el 9 de diciembre del 2021. En la pensión que vivía están todas sus cosas

Mirta Shvap, oriunda de Santa Fe, llegó a Mendoza para buscar a su hijo, Germán Cassina, de 38 años, de quien no sabe nada desde el 9 de diciembre pasado. El hombre arribó a la provincia en 2019, pero pocos meses después se vio afectado por la pandemia y se quedó sin trabajo. A pesar de estar comunicada de manera constante con los investigadores, la desesperación de la mujer es cada vez mayor.

La madre de Germán llegó a la provincia en la noche del miércoles, para reunirse cara a cara con los investigadores que trabajan para encontrar a su hijo, de quien no tienen una sola pista firme. Ella misma fue la encargada de darle difusión a lo que pasaba a través de las redes sociales.

germán cassina paradero 2.jpg
Germán Cassina junto a su madre y su hermano menor.

Germán Cassina junto a su madre y su hermano menor.

El pedido de la mujer es que se averigüe en las empresas de transporte si sacó algún pasaje y hacia dónde, y también que se rastree su celular para ver cuál fue el último lugar donde tuvo señal.

Contó que Germán se alojaba en una pensión en Capital, donde la dueña le dijo que había dejado todas sus pertenencias, salvo el celular, un bolso, y documentos. Fue esta mujer quien hizo la denuncia en la Oficina Fiscal N° 13 para buscar al hombre.

Mirta detalló que Germán trabajaba en un supermercado, pero cuando fue el aislamiento por la pandemia de Covid perdió su empleo. Su objetivo de vivir en Mendoza era instalarse en alguna comunidad en la montaña, y a pesar de haberse quedado sin un ingreso fijo, no desistió de su idea principal y se quedó.

La última vez que ella habló con él fue a mediados de noviembre y el 9 de diciembre fue la última comunicación que tuvo con su hermano menor, pero desde allí fue como si se lo hubiese tragado la tierra, ya que nadie sabe qué pasó con él, ni dónde está.

Además, el hombre de 38 años no usaba redes sociales y solo se manejaba con Télegram para escribirle a su familia, pero a pesar de esto, no deja de llamarles la atención que en todo este tiempo, y con las fiestas de fin de año en el medio, no haya se haya comunicado.

Otra de las cosas que piensa la madre es que si finalmente se fue a la montaña, donde cree que no tendría señal, previamente les hubiese avisado para llevar tranquilidad, cosa que tampoco hizo, por lo que la preocupación es cada vez mayor.

El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello está a cargo de la investigación para tratar de dar con el hombre y darle tranquilidad a su familia, pero hasta el momento los avances son muy pocos.

De la pensión donde vivía secuestraron computadoras y esperan que al ser analizadas den algún resultado positivo para saber por dónde buscar.