Policiales Martes, 16 de octubre de 2018

Un policía en la mira por el caso de empresarios que hacían contrabando

Sería quien custodiaba los millonarios cargamentos que pasaban por la provincia. Todavía no está imputado pero ya lo pasaron a pasiva.

A finales de julio, una batería de allanamientos en casas de empresarios destapó una investigación que la Justicia Federal tenía desde hace dos años por millonarios contrabandos desde China hacia distintos puntos de Argentina, siendo Mendoza un lugar clave. Mientras las autoridades buscan al presunto líder de la organización criminal, un hombre de ciudadanía china, ahora un miembro de la Policía está bajo la lupa.

Desde hace varias semanas, el nombre de Franco Damián Cartofiel (39) está en boca de los investigadores de la Justicia Federal y de la Dirección General de Lucha contra el Narcotráfico, quienes encabezaron la pesquisa que logró secuestrar más de 60 millones de pesos en mercadería.

La investigación detectó que el hombre tenía contactos con algunos de los detenidos y, según informaron fuentes policiales, sospechan que estaba encargado de custodiar el movimiento de los cargamentos.

Si bien el juez federal Walter Bento todavía no lo ha imputado formalmente en la causa, abrió un acceso de las pruebas para la Inspección General de Seguridad (IGS) a fines del mes pasado, ya que la causa estaba con secreto de sumario. Desde ese organismo iniciaron una investigación administrativa contra Cartofiel y, en forma preventiva, solicitaron que sea pasado a revista pasiva.

Según confirmaron desde la propia IGS, la semana pasada el Ministerio de Seguridad accedió al pedido y separó de sus funciones al policía, quien presta servicio en la Unidad Especial de Patrullaje (UEP) de Capital. Además, le retuvieron su arma reglamentaria y cobrará la mitad de su sueldo.

No es la primera vez que Cartofiel es investigado. En la IGS tiene antecedentes por casos de violencia de género pero también su nombre fue público en diciembre de 2015. En ese entonces Marcelo Gato Araya (50), uno de los líderes narcos de Godoy Cruz, estaba siendo juzgado por el homicidio de Eduardo Salas (32) -fue condenado a prisión perpetua-. En el debate se reprodujeron escuchas telefónicas donde Araya se comunicaba con Cartofiel y le pedía que le averigüe información sobre expedientes, según consignó en su momento Los Andes.

Millonario secuestro

El 30 de julio pasado se efectuó una serie de allanamientos en barrios privados del Gran Mendoza y el Este provincial. La investigación había nacido en 2016 y llegaba a su punto clave. En los 15 procedimientos se secuestraron 5 millones de pesos en efectivo, 12 vehículos de alta gama, documentación y una gran cantidad de mercadería como pirotecnia, juguetes, cigarrillos, termos, pelotas de fútbol.

Los vehículos que se secuestraron en la causa. Foto: Prensa Ministerio de Seguridad
Los vehículos que se secuestraron en la causa. Foto: Prensa Ministerio de Seguridad

La banda ya venía operando desde hace tiempo pero los sabuesos judiciales y policiales también. En marzo de 2016 habían hallado tres camiones abandonados con mercadería en Uspallata, en noviembre siguiente incautaron otro rodado cargado en alta montaña y en mayo ocurrió lo mismo en arco Desaguadero.

Cuatro empresarios mendocinos quedaron detenidos, uno de ellos intentando escapar con 4 millones de pesos de su domicilio en Junín. Estaban vinculados a una empresa de seguridad y a un bar ubicado en Chacras de Coria, emprendimientos con los cuales blanqueaban el dinero, según los pesquisas. También fue detenido un agente aduanero quien facilitaría el cruce fronterizo de la mercadería. Fueron imputados por asociación ilícita y contrabando agravado por el concurso de tres o más personas y por el monto.

Foto: Prensa Ministerio de Seguridad
Foto: Prensa Ministerio de Seguridad

Todavía está prófugo el presunto líder de la banda Zheng Cheng, un hombre de ciudadanía china que fue dueño de locales gastronómicos en Mendoza y que evadió a la Justicia antes de los allanamientos. Está con pedido de captura.

La investigación sostiene que la banda traía mercadería desde China, la cual ingresaba por Chile hacia Mendoza y luego era distribuida en distintos puntos de venta como la misma provincia, Córdoba, Salta y Buenos Aires.

Más noticias