Diario Uno > Policiales > Vicente López

Un hombre se atrincheró junto a la Quinta de Olivos y amenazó con matarse

El hombre de 48 años con facultades mentales alteradas ya había protagonizado otros tres hechos similares en Vicente López. Ahora fue en la Quinta de Olivos.

Un hombre de 48 años, que ya había protagonizado otros tres hechos similares, se atrincheró este lunes durante varias horas y amenazó con suicidarse con un cuchillo en una de las vereda externas de la Quinta Presidencial de Olivos, a metros del ingreso del portón verde sobre la calle Villate.

Finalmente, el potencial suicida, quien en pocos de dos meses ya había atentado contra un paredón de la residencia con una molotov y concretó otra amenaza de suicidio en le perímetro del predio, fue reducido y llevado al Hospital Houssay, de Vicente López, donde quedó internado bajo custodia.

Te puede interesar...

Fuentes policiales le manifestaron a la agencia Noticias Argentinas que este lunes el hombre, en medio de una crisis de nervios, mostró un objeto cortante con el que amenaza cortarse las venas.

Se trata de la misma persona con las facultades mentales alteradas que el 9 de septiembre atentó contra el frente del lugar con una bomba molotov y el 28 de octubre se presentó amenazante provisto de un arma blanca.

Ese hombre, que es vecino de la zona, había sido liberado en ambas oportunidades, y en la última fue puesto a resguardo de su familia a través de una curatela.

https://twitter.com/A24COM/status/1328324432646049792

Luego de acordonar la zona, sobre la calle Villate a unos cien metros del ingreso del famoso portón verde de la residencia presidencial, la policía tomó contacto con el hombre, que permaneció varias horas sentado con su espalda apoyada sobre el paredón, con una remera blanca y un pantalón de jean azul.

https://twitter.com/EmmaDalbe/status/1328370378532679680

En forma inmediata los efectivos de seguridad llamaron al hospital municipal de Vicente López Bernardo A. Houssay.

Primero llegó una ambulancia del SAME de hospital Vicente López, que está a unas diez cuadras de donde se produjo el hecho, con médicos y luego otra con personal de salud mental, los que finalmente se hicieron cargo de su atención.