Policiales Miércoles, 11 de abril de 2018

Segundo juicio a un policía por el crimen de un bailarín

Ezequiel Torres fue asesinado en 2012 por un efectivo que lo confundió con un ladrón en una despensa de Maipú. El uniformado fue absuelto, pero la Suprema Corte ordenó un nuevo debate, que empieza el martes

Más de cinco años han pasado del homicidio del bailarín de folclore Ezequiel Torres (22) en Maipú, a manos de un policía. Un juicio sin condena, una apelación y recursos extraordinarios han marcado el camino judicial de la causa hasta hoy. La semana que viene el caso parece que tendrá la última palabra, con la realización del segundo debate. La víctima fue asesinada de dos disparos el 11 de noviembre de 2012, cuando se encontraba en una despensa de la calle Padre Vázquez al 900 de Maipú. Había concurrido al negocio, propiedad de la madre del policía Rubén Darío Agosti, para pagarle el alquiler del departamento que habitaba junto con su novia. Mientras esperaba ser atendido, dos ladrones armados ingresaron al local.La madre del efectivo comenzó a gritar pidiendo ayuda y con un arma enfrentó a los delincuentes. Salió un disparo y la mujer cayó al piso.El policía, que se encontraba en la planta alta, bajó corriendo con el arma reglamentaria. Al ver a su mamá en el suelo y a Torres cerca de ella, pensó -según declaró en el primer juicio- que era uno de los delincuentes y le disparó en dos oportunidades. El muchacho murió después de entrar al hospital Paroissien.Desde esa fecha la situación procesal de Agosti pasó por varias instancias. Estuvo en la cárcel, quedó libre y volvió a ser detenido pero con prisión domiciliaria. Llegó a juicio imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego, aunque su abogado había intentado que el hecho fuera calificado de legítima defensa ante la amenaza de asaltantes armados. Sin condenaA fines del 2014, la Séptima Cámara, en ese entonces integrada por María Belén Salido, Gabriela Urciuolo y Agustín Chacón, no lo condenó en el debate a pesar de que la fiscal de cámara Susana García había pedido para el policía 4 años de prisión. Los jueces entendieron que se trató de una legítima defensa, situación que no prevé penas. La decisión de absolverlo provocó una gran indignación en la familia y amigos de la víctima, quienes aseguraban que había pruebas para que fuera sentenciado. Por esta razón impulsaron el pedido de casación, que finalmente fue presentado por la fiscal.En julio del 2016, la Suprema Corte de Justicia de la provincia avaló el reclamo y ordenó que se anulara la decisión de los camaristas. Restaba poner fecha para el segundo juicio. Un par de recursos extraordinarios propuestos por la defensa del uniformado dilataron la llegada del nuevo debate. Sin embargo, no lograron frenarlo ya que encontraron la negativa en la Justicia. El próximo martes es la fecha acordada para el segundo juicio. Será en la Primera Cámara del Crimen y estiman que no se extenderá más allá del miércoles.