Como cada día, y en especial cada fin de semana, la inseguridad que se vive en las calles cobró su habitual cuota de acciones delictivas. Este sábado por la noche se registraron en dependencias policiales de distintos departamentos del Gran Mendoza, en este caso, de Guaymallén, Godoy Cruz y Luján de Cuyo, una recurrente modalidad de robos agravados, debido al uso de armas de fuego para amedrentar a las víctimas y poder llevarse las ganancias de pequeños negocios o de los clientes circunstanciales que se encontraban en el lugar.

Cronológicamente, este sábado por la noche, cerca de las las 20.55, el primer caso resultó el robo a una carnicería de la esquina de calles Avellaneda y Pedro Molina, en el distrito homónimo de Guaymallén, jurisdicción de la Subcomisaría Campos. Allí dos sujetos que no han podido ser identificados abordaron a la empleada del lugar, de 37 años, y a punta de pistola le sustrajeron la recaudación de local, estimada en $300.000, para luego fugarse sin dejar rastros.

Te puede interesar...

Ya a las 21, el comercio que fue asaltado resultó una pequeña peluquería del Barrio La Gloria (Manzana N, Casa 67), en Godoy Cruz. Allí también ingresaron dos sujetos con armas de fuego, y bajo amenazas lograron arrebatarle a un joven de 20 años sus elementos de trabajo: dos máquinas de cortar cabello, una tablet y un parlante-amplificador, además de su teléfono celular.

Finalmente, poco después de las 22, un delincuente armado y actuando en solitario, ingresó a un local de comidas -parrilla- de la calle San Martín y Alvear, de Luján de Cuyo, y al más puro estilo Lejano Oeste logró bajo amenazas con su arma de fuego saquear a los comensales que estaban en el lugar, quitándoles sus pertenencias de valor, como celulares, carteras (con dinero, tarjetas y documentos) y relojes, abandonando luego el lugar sin ser reconocido.