Una familia maipucina, de Cruz de Piedra, vive con mucho dolor el fallecimiento del hombre encontrado este miércoles sin vida -ahogado- en la reja de un canal de riego en Alto Chapanay, San Martín. Cipriano Pérez tenía 59 años y desapareció a principios de esta semana. El fallecido trabajaba de calderista en la empresa Alimentaria Del Este (ADE ) y sufría de depresión, por lo que en la familia temen que haya decidido quitarse la vida lanzándose al cauce cercano a su hogar.

Cipriano Humberto Pérez estaba casado con Viviana Urbani, y tenía tres hijos, una jovencita de 20 años, un varón de 17, y un pequeño que falleció hace tres años (el miércoles hubiera cumplido seis años). A esto se le sumó la muerte de su padre, hace casi un año.

Te puede interesar...

"Desde que mi hermano murió, él tenía depresión, Estaba mejorando, pero esta última semana tuvo una recaída", confió este jueves por la tarde la hija mayor de Perez a Diario UNO.

El hallazgo de Cipriano ocurrió poco antes de las 10 de este miércoles pasado, cuando la policía fue avisada sobre el cuerpo de un hombre que se encontraba en las rejas del canal ubicado en Calle 1 San Pedro de Alto Chapanay, en San Martín. Fue justamente una persona que pasaba por allí el que observó el cuerpo pero que no podía visualizar si era hombre o mujer y avisó a las autoridades.

En un principio se pensó que Cipriano Pérez se desempeñaba como tomero del Departamento General de Irrigación, y que su deceso se habría tratado de un accidente laboral, al caer a las aguas y ser arrastrado. Pero este dato era inexacto, ya que el fallecido trabajaba en Alimentaria del Este, empresa de la La Colonia, Junín, y luego la aclaración de la propia familia de Pérez apuntan a que se podría tratar de la decisión de haberse quitado la vida. Otra teoría sería la posibilidad de que Cipriano hubiera sufrido un desmayo o resbalado al caminar cerca del canal, que pasa a tres cuadras de su casa, y se habría ahogado.