Policiales Domingo, 6 de mayo de 2018

Más pruebas en contra del joven preso por el crimen del panadero

Sigue complicándose la situación procesal de Facundo Méndez, el joven de 19 años detenido e imputado por el crimen de Fausto Fabián Mariño en Maipú.

Charango Méndez, complicado.

Sigue complicándose la situación procesal de Facundo Méndez, el joven de 19 años detenido e imputado por el crimen de Fausto Fabián Mariño (48), el panadero ultimado en un asalto el jueves en la mañana en el barrio Soberanía Argentina, en Maipú. A los testigos que lo señalaron se suman algunos elementos secuestrados que para los investigadores son pruebas importantes.

En los allanamientos de la policía los pesquisas lograron retener prendas de vestir. Puntualmente, una campera y un pantalón de jeans de similares características a los que llevaba puesto uno de los ladrones que atacaron al panadero. Testigos describieron cómo iban vestidos, y la ropa secuestrada a Méndez coincide con lo que aseguran las personas que declararon en el expediente judicial.

Con esto, más la rueda de reconocimiento positiva en contra de este joven, las fuentes aseguran que hay pruebas sólidas para sostener su autoría. El acusado, apodado Charango, se encuentra alojado en el penal con la imputación de homicidio criminis causa, que es matar para ocultar otro delito, en este caso el robo. Por el momento se abstuvo de declarar.

Diferente es la situación de Jonathan Zurita (19), el segundo sospechoso, que estuvo detenido y luego fue liberado.

Este muchacho zafó de la cárcel porque en la rueda de personas no lo reconocieron. Declaró y aseguró que a la hora del homicidio estaba durmiendo en su casa, versión que fue corroborada con otros testimonios. Zurita está libre a pesar de que había sido imputado por el mismo delito que Méndez.

Con este panorama, los sabuesos están detrás de dos sujetos más, ya que las versiones indican que fueron tres los delincuentes que actuaron.

El panadero Fausto Fabián Mariño fue asesinado mientras trabajaba en esa zona de la "triple frontera".

Quisieron robarle y él se resistió, por lo que recibió tres balazos cuando estaba a bordo de su vehículo.

Siguió manejando, pero pocos metros después se estrelló contra un árbol. El caso lo investiga el fiscal Gustavo Pirrello.

Dejanos tu comentario