Policiales Viernes, 22 de junio de 2018

Marcha por el crimen en el barrio La Gloria: "No voy a parar hasta que los detengan"

Casi un centenar de personas se reunió exigiendo Justicia por la muerte de Lucas Morales (19). La madre y un testigo aportaron el nombre de los sospechosos.

"Yo ya no tengo nada que perder, así que no voy a parar hasta que los detengan". En medio de ruedas quemadas y casi un centenar de personas exigiendo Justicia por Lucas Maximiliano Morales (19), su madre no titubea en asegurar saber quiénes fueron los autores del asesinato ocurrido en el popular barrio La Gloria de Godoy Cruz.

Justamente en el bulevar de calle Vélez Sarfield, una de las principales arterias de ese complejo residencial, se autoconvocaron varias personas con pancartas y remeras con el rostro del joven asesinado, bombos y gritos de Justicia.

La manifestación fue encabezada por los padres de Lucas. Su madre, Jaquelina Scalia, recordó los detalles de ese fatídico 3 de junio: "Mi hijo estaba en mi casa comiendo y luego salió con un amigo porque se juntaban en una esquina a la vuelta. Pasaron 10 minutos y escuché tiros. Salí corriendo y venía una de mis sobrinas diciendo '¡le pegaron al Lucas!'. Ahí estaba mi hijo tirado y el otro chico también estaba herido. Un vecino sacó el auto y lo llevamos al hospital".

La madre de Lucas Morales exigió Justicia. Foto: Nicolás Galuya / Diario UNO
La madre de Lucas Morales exigió Justicia. Foto: Nicolás Galuya / Diario UNO

La agonía duró dos semanas exactas. El joven fue reanimado y estabilizado en el Hospital Paroissien. Luego lo derivaron al Hospital Central. "El disparo le entró por el hombro, le atravesó por acá -dijo señalando su tórax-, le rompió la médula y se le fue para atrás de la columna. Lo molió por dentro", narró.

En el nosocomio de calle Alem, Lucas Morales recuperó la conciencia esporádicamente y allí pudo manifestar quién había sido el autor del ataque. Tenía un respirador artificial y no podía hablar, pero con sus últimas fuerzas señaló tres letras de un abecedario para identificar al presunto asesino. El domingo pasado, perdió su vida.

"Él no molestaba a nadie. Trabajaba en una construcción con un vecino con el cual laburó toda la vida. No tenía problemas con nadie y lo conocía todo el mundo. Decidí velarlo acá en el barrio para que sus amigos lo pudieran despedir. La gente me demostró lo que era él", recuerda Jaquelina.

La investigación

La progenitora de la víctima fatal ya declaró dos veces en el expediente y también presentó una testigo que habría presenciado el hecho. En sus testimonios aportaron tres nombres de jóvenes que viven en otro sector del barrio -se reserva sus identidades por pedido de los investigadores-.

"Estos malvivientes no dejan vivir. Yo los denuncié y ahora espero que los detengan. Todavía siguen pasando y largando tiros pero yo ya no tengo nada que perder", explicó la mujer.

El motivo del ataque: aparentemente ninguno en particular. "Mi hijo no andaba robando, no tiene antecedentes y no fue un problema de bandas. Esto es tierra de ellos, siempre hacen eso de pasar tirando tiros por este sector donde estamos los que trabajamos. Lucas estaba viendo con el otro chico -hoy fue dado de alta- un video en el teléfono y lo mataron de la nada", agregó.

Foto: Nicolás Galuya / Diario UNO
Foto: Nicolás Galuya / Diario UNO

Y aún resalta más la diferencia con la banda que reside entre las manzanas K, L y M. "No podemos ir hasta la otra plaza porque siempre andan ahí molestando. Te insultan, tiran tiros. Si se encuentran en el micro les pegan y les roban. Acá hay mucha gente trabajadora y estos malvivientes ahora le arruinaron la vida a mi hij,o pero podrían haber matado a un niño", concluyó.

Los nombres ya están en manos del fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, quien lidera el caso, aunque todavía no se ha concretado ninguna detención.

Más noticias