El crimen en Guaymallén de Ariel Gustavo Sejas (31) tiene a sus tres supuestos autores bien identificados, pero igual recuperaron su libertad. La reconstrucción del caso del presunto ladrón linchado por vecinos sostiene que los autores de la muerte actuaron con un exceso de legítima defensa.

En la jornada del miércoles, los dos hermanos y el otro hombre que estaban imputados por la muerte de Ariel Sejas recuperaron su libertad. Si bien continúan acusados por homicidio simple, se agregó el exceso de legítima defensa. Esto quiere decir que se defendieron de un ataque pero de forma desproporcionada.

Te puede interesar...

El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello esperó reunir varias pruebas para definir la situación. Y los testimonios de personas que presenciaron el ataque fueron claves.

La reconstrucción apunta a que Ariel Sejas estaba cometiendo un robo en la zona -no es la primera vez que lo hacía-, que los vecinos salieron a reclamarle y se generó una pelea entre ambas facciones. Tanto Sejas como los lugareños empuñaron armas blancas. De hecho, el joven murió de una puñalada en el corazón. Pero la desproporción para explicar el exceso de legítima defensa es que el enfrentamiento fue de 3 contra 1, según detallaron fuentes judiciales.

De todas formas, como se trata de un delito excarcelable ya que contempla de 1 a 5 años de cárcel, los tres imputados recuperaron su libertad y de no mediar sorpresas no pisarán una cárcel, al menos por este expediente.

Jonathan y Hernán Price.jpg
Los hermanos sospechados del ataque.

Los hermanos sospechados del ataque.

Crimen en Guaymallén

En los últimos minutos del 31 de octubre pasado, un llamado al 911 alertó sobre un sujeto ebrio que estaba golpeando un portón en la intersección de Figueroa Alcorta y Oruro, en la zona conocida como Media Luna. Luego otros reportes hablaban de una batahola entre vecinos del lugar. Cuando llegó la Policía, Ariel Sejas ya estaba siendo trasladado a un centro asistencial aunque perdió la vida.