La jueza Eleonora Arenas determinó que Natasha Abigail Delgado y Mauro Ángel Pallero puede quedar libres luego de rendir una caución de 100 mil pesos.

Fue clave un informe de la autopsia que realizó el Cuerpo Médico Forense (CMF) que determinó que Liam Pereyra murió por el síndrome del shaken baby, es decir, que sufrió las graves heridas internas tras ser sacudido fuertemente. En base a esto, la teoría de las defensorías oficiales -Ximena Morales y Rubén Castro- es que Natasha Delgado agitó a su hijo porque estaba sufriendo una especie convulsión. En los papeles, esto quitará la intencionalidad del asesinato y el delito pasaría de ser un homicidio agravado por el vínculo a un homicidio culposo, es decir, la pena bajaría de una prisión perpetua a una escala de entre 1 y 5 años de prisión.

Si bien la jueza no se expidió sobre la calificación del hecho, al otorgar la libertad dejó entrever que tomó fuerza la hipótesis de una muerte negligente.

Ahora restará esperar que los sospechosos rindan la caución correspondiente para salir del penal, algo no tan fácil ya que su situación económica no es buena.

Liam Pereyra.jpg
Liam Pereyra murió y comenzó la sospecha de un caso de maltrato infantil.

Liam Pereyra murió y comenzó la sospecha de un caso de maltrato infantil.

Crimen en Las Heras

Cerca de la medianoche del 2 de noviembre pasado, Natasha Delgado ingresó a un centro de salud ubicado en la zona de los Cinco Mil Lotes. En sus brazos llevaba a su hijo, Liam Pereyra, quien estaba convulsionando. El pequeño de 1 año y medio fue trasladado al Hospital Notti donde le diagnosticaron muerte cerebral y fue desconectado al día siguiente.

Si bien no tenía heridas visibles, como hematomas, una tomografía constató serias hemorragias internas compatibles con el síndrome de shaken baby. Se activó el protocolo de maltrato infantil y su madre y su padrastro fueron aprehendidos, a la espera de determinar si el zamarreo se produjo en forma intencional o accidental. El avance de las pruebas terminó complicando a los sospechosos.