En poco menos de dos semanas recuperó su libertad el profesor de danza que estaba detenido acusado de cometer un abuso sexual en Guaymallén. La defensa presentó una baterías de pruebas que puso un manto de duda sobre la versión de la joven denunciante.

Luego de ser capturado el 10 de abril pasado y quedar alojado en la Comisaría 9, la defensa del sospechoso -se reserva su identidad por pedido judicial- presentó varias evidencias en el expediente en busca de inclinar la balanza. Y logró convencer al fiscal y a una jueza.

Por un lado, se adjuntaron a la causa seis videos de distintas fechas donde se puede observar al imputado y a la denunciante manteniendo relaciones sexuales. Fuentes judiciales detallaron que a simple vista se puede observar el consentimiento de la joven, tanto para tener sexo como para que sea filmado.

En tanto que también hay cerca de 200 fojas del expediente de conversaciones de Whatsapp entre el profesor de danza y su alumna donde queda claro que pactaban juntarse y existía una relación sentimental.

Con estas evidencias, los abogados defensores Emiliano Marlia, Franco Migliavacca y Juan Cruz Chapuy presentaron un recurso solicitando la liberación de su cliente. El fiscal del caso, Darío Nora, no estuvo en contra de la medida. Y tras escuchar la argumentación, la jueza Carolina Colucci falló en ese sentido.

Más allá de que el hombre volvió a la calle, seguirá imputado por el presunto abuso sexual en Guaymallén ya que la investigación buscará recabar más pruebas. Por eso se dictó una prohibición de acercamiento tanto a la víctima como a otras alumnas de la academia que pueden ser testigos del caso.

Abuso sexual en Guaymallén

Una joven de 20 años realizó la presentación judicial hace un mes aproximadamente, donde dijo que en octubre de 2015, cuando tenía 15 años, se encontraba en una clase en la escuela de baile ubicada las inmediaciones de la Comisaría 9. Cuando terminó y el resto de las alumnas se retiraron, el profesor de danza la llevó a otro sector bajo la excusa de querer hablar pero terminó cometiendo la violación. Se ordenó la detención del sospechoso quien fue imputado por abuso sexual con acceso carnal agravado por la guarda -arriesga de 8 a 20 años de cárcel-.

Seguir leyendo