Diario Uno Policiales Tucumán
Incendio en una comisaria de Tucumán

"Las cuatro murieron abrazadas": el relato de la madre de una de las mujeres muertas

La madre de una de las cuatro mujeres fallecidas en el incendio que se originó en una comisaría de Tucumán, aseguró que "murieron abrazadas" y que "las dejaron morir"

Por UNO

En un caso que provocó el horror de familiares y vecinos, cuatro mujeres murieron el jueves último por quemaduras graves dentro de una celda, al desatarse un incendio en una comisaría de Tucumán, y unos días después de la tragedia, las familias de las víctimas pidieron Justicia y denunciaron que a las detenidas "las dejaron morir”.

Las presas que perdieron la vida fueron Macarena Maylén Salinas, Yanet Yaqueline Santillán, Rocío Micaela Mendoza y María José Saravia. El incendio se generó en una de las celdas de la Brigada Femenina y las familias de las víctimas denunciaron las malas condiciones en las que las mujeres se encontraban.

Seguir leyendo

Virginia Santana, la madre de Rocío Mendoza, de solo 22 años, reveló en declaraciones periodísticas que "las cuatro murieron abrazadas" y que cuando detuvieron a su hija en Concepción, ciudad ubicada a 90 kilómetros de San Miguel de Tucumán, se sintió tranquila.

"Volví a dormir tranquila. La droga la había arruinado", dijo la mujer en diálogo con el sitio Clarín y agregó: “Creía que en una comisaría no le podría pasar nada malo”.

Micaela Rocío Mendoza, de 22 años, na de las mujeres muertas en el incenido de la comisaría de Concepción.jpg

Tras el siniestro que provocó la muerte de las cuatro mujeres, los efectivos de la Brigada Femenina dieron su versión de los hechos y testificaron ante las autoridades judiciales que Macarena Maylén Salinas les había pedido “una hoja de afeitar", pero que ante la negativa, la detenida tiró un objeto en la celda en la que se encontraban originando un cortocircuito que desató el feroz incendio.

Pero negando la versión oficial sobre lo sucedido, las familias de las cuatro mujeres que murieron, denunciaron que las internas habían reclamado que fueran trasladadas a la Unidad 4 de Banda del Río Salí, la única Unidad Carcelaria de Mujeres de la provincia, ya que los policías aseguraban que no había lugar para ellas.

Te puede interesar Ituzaingó: apareció muerto después de asaltar una pizzería

"Vivían en una celda de tres por tres. Dormían en el piso, en unos colchones sucios”, contó la madre de una de las cuatro mujeres y agregó: “No tenían cocina. Tampoco podían estudiar, ni trabajar, ni hacer actividades de recreación”.

Además, la mujer sostuvo que las presas reclamaban el traslado porque sabían que en un penal iban a estar “mucho más cómodas” que en la pequeña celda en la que se encontraban junto con una quinta mujer que a pesar de haber sufrido graves quemaduras logró salvar su vida en el incendio.

Te puede interesar Ocultó la muerte de su abuela para cobrar la pensión

De acuerdo a fuentes cercanas a la investigación, tras una protesta en la seccional policial, una de las mujeres habría prendido fuego un colchón. “Las cuatro murieron abrazadas”, señaló la mujer y´agregó: “A la vuelta de la Brigada hay un cuartel de Bomberos Voluntarios. Los vecinos escucharon los gritos y fueron corriendo a buscarlos”.

Fuente: Clarín