Policiales Sábado, 17 de marzo de 2018

Las claves que complican a Leonardo Hisa en el crimen de Norma Carleti

Declaraciones testimoniales, su relación con el padre de tres de los imputados y una llamada hecha 3 horas antes del homicidio son las claves que hicieron caer al ex senador provincial radical.

Un día después del asesinato de Norma Carleti se descartó la hipótesis del robo como móvil. Desde ese día, los ojos de los familiares, amigos y hasta de los investigadores se posaron sobre su ex pareja, Leonardo Hisa.

Hisa no fue quien arremetió contra la mujer dándole 55 puñaladas. Pero para todos y ahora también oficialmente para los fiscales es quien instigó, es decir, quien mandó a matar a Norma. La causa judicial ya suma cinco detenidos por el homicidio.

Ayer, mientras imputaban formalmente a Hisa en Tunuyán por el delito de "instigación al homicidio calificado por el vínculo", el fiscal adjunto Gonzalo Nazar explicaba los tres puntos claves que los llevaron a resolver esa imputación: la relación de Hisa con Juan Carlos Guerrero, padre de tres de los imputados; la relación conflictiva que mantenían Carleti e Hisa a raíz de su divorcio y del dinero que estaba en disputa; y un tercer indicio que fue el que terminó de madurar la decisión y fue el llamado que recibió Hisa de parte de uno de los Guerrero, tres horas antes del crimen, la noche del 4 de marzo.

"Estos elementos de prueba nos han habilitado a decidir la imputación de Hisa sin perjuicio de que hoy (por ayer) se cumplen 11 días del hecho; la ansiedad a veces nos hace pensar que es mucho tiempo pero en la vida de un expediente judicial esto es poco", aclaró Nazar.

Hisa, ex legislador provincial, permanecerá detenido en calabozos de San Carlos y sus abogados pidieron el beneficio de la prisión domiciliaria, lo que será resuelto la semana que viene.

El fiscal dio también otros detalles del caso. La necropsia confirmó que Carleti fue apuñalada en 55 ocasiones y no en 52. Contó que, en principio, Kevin y Alexis Guerrero habrían sido vistos en los asientos delanteros del Fiat 600, que Alexander Jira habría estado atrás y que Ever Guerrero habría sido visto corriendo. Se trata de la forma en que huyeron los cuatro imputados por el delito de homicidio calificado por ensañamiento los instigados a matar. Todos, quien instigó y quienes ejecutaron, arriesgan pena de prisión perpetua.

Más noticias