Dos detenidos

Las burlas y el robo previo que derivaron en el crimen en Lavalle de un chico de 17 años

Las autoridades lograron reconstruir los momentos previos y posteriores al crimen en Lavalle de Joaquín Bruno Gutiérrez, el menor que fue apuñalado en la puerta de un boliche el sábado pasado

Transcurrían los primeros minutos del sábado. Un grupo de amigos se había reunido para irse a bailar a un boliche ubicado en calle Centenario, en Villa Tulumaya. Para trasladarse lo hicieron en un remis trucho que, según sostiene la pesquisa, era manejado por Juan Carlos Malitto, un hombre domiciliado en Los Corralitos. El transcurso del viaje hasta el local bailable no fue el mejor.

Los amigos de la víctima fatal admitieron en el expediente que iban molestando y algo exaltados. De hecho, en un par de ocasiones el conductor amenazó con dejarlos a mitad de camino, pero finalmente conciliaron cuando los jóvenes le dijeron que le iban a pagar más dinero del acordado. Nada de eso pasó, cuando llegaron a destino los adolescentes se bajaron sin abonar la tarifa.

Juan Carlos Malitto 3 (1).jpg
El sospechoso del crimen en Lavalle -se pixela su rostro por pedido judicial-.

El sospechoso del crimen en Lavalle -se pixela su rostro por pedido judicial-.

Esto generó el enojo del remisero que tomó unos fierros y se bajó para increparlos, pero los pasajeros escaparon corriendo rápidamente incluso con el teléfono celular del conductor.

Según la acusación, Juan Carlos Malitto regresó a su casa muy enojado, contactó a un amigo y le pidió ayuda para ir a buscar a los adolescentes. Se dirigieron en otro vehículo -un Renault color blanco según describieron testigos- para no alertarlos en su llegada. Los menores estaban esperando ingresar al boliche cuando comenzaron a ser perseguidos por los agresores.

► TE PUEDE INTERESAR: La Policía detuvo al presunto autor del asesinato de un adolescente de 17 años en Lavalle

En un momento de la persecución, Joaquín Gutiérrez y uno de sus amigos fueron encerrados por el vehículo que, según la pesquisa, manejaba Nestor Oliva Rodríguez. Uno de ellos logró saltar el bloqueo pero el joven de 17 años quedó acorralado y fue abordado por Juan Carlos Malitto, que se había sacado su remera y tenía un cuchillo en la mano. Recibió unos golpes, cayó al suelo y una certera puñalada en su tórax le hirió el corazón, por lo que murió a los pocos minutos.

Los dos sospechosos fueron detenidos tras allanamientos que ordenó la fiscal de Homicidio Andrea Lazo horas después. Incluso en uno de los procedimientos se encontró una remera que tenía manchas de sangre. Ambos fueron imputados por homicidio simple, aunque el remisero en calidad de autor y Oliva como partícipe necesario. En la práctica, arriesgan la misma pena: de 8 a 25 años de cárcel.

► TE PUEDE INTERESAR: Los hinchas de Colo Colo detenidos plantearon sus estrategias para salir de la cárcel