(Editado por Pablo González) Un ladrón entró a una casa a robar pero en medio se le ocurrió darse una ducha. El dueño lo descubrió y lo atraparon. El insólito y surrealista hecho ocurrió en California, Estados Unidos. La Policía arribó al domicilio de las víctimas y lo detuvieron.

El inédito e increíble caso sucedió en una casa en las afueras de California. Todo comenzó cuando ya bien entrada en la noche, el dueño de la casa escuchó ruidos extraños en el piso superior de la vivienda. Ellos dormían en la planta baja.

Seguir leyendo

La esposa Steve Baker se despertó muy nerviosa y sobresaltada por los ruidos que se oían desde arriba de la casa. Inmediatamente le dio aviso a su esposo, quién no entendía lo que su esposa le decía porque estaba aún medio dormido. Minutos después cuando se pudo despabilar se alertó y se dio cuenta que alguien se había metido en su casa.

El esposo se levantó de la cama y buscó su arma y así muy lentamente y con la mayor de las precauciones subió en busca de intruso. Sin embargo cuando llegó al segundo piso las dudas se le incrementaron más porque no podía entender lo que estaba pasando y menos aún viendo.

Es que a medida que avanzaba descubrió, por el ruido de la ducha cayendo, que el intruso estaba en el baño y se estaba duchando. En ese momento apareció el hombre con el cabello mojado y una toalla alrededor de la cintura. La clásica escena de cuando cualquier persona sale de la ducha. Increíble.

El hombre le consultó que qué estaba haciendo, siempre apuntándolo con su arma. La respuesta del ladrón fue aún más increíble, "tenía que hacerlo", le dijo.

Mientras el hombre no salía de su asombro, su esposa llamó a la policía. Cuando las autoridades llegaron descubrieron que el hombre se llamaba Carrola Tiago Freitas y tiene 25 años. Lo acusaron de robo y espera su juicio detenido.

Temas relacionados: