Facundo Nahuel López, el joven de 21 años que cumplía cuarentena obligatoria en un hotel San Rafael y que se escapó del inmueble utilizando sábanas y cortinas atadas, fue trasladado a la Unidad Penitenciaria X, de El Cerrito.

Te puede interesar: Regreso a clases en Mendoza: cuándo vuelven los docentes y los alumnos

La decisión fue tomada después que el fiscal que entiende en la causa, Iván Ábalos, considerara que la libertad del imputado implicaba un “riesgo procesal” para la causa.

López se encontraba alojado en el hotel Milenium -en la primera cuadra de calle Day- desde el 4 de julio pasado, cuando llegó desde la localidad neuquina de Rincón de los Sauces.

Como lo obliga la normativa provincial para todas aquellas personas que arriban desde afuera de Mendoza, el muchacho (oriundo de San Rafael y con domicilio en la Isla del Río Diamante) fue destinado al alojamiento céntrico a fin de hacer la cuarentena de 14 días.

Sin embargo, el paso del tiempo pareció ser demasiado para el joven. El domingo, cerca de las 22, el encargado del hotel llamó infructuosamente a la habitación de López, luego se dirigió hasta la pieza y, al no obtener respuestas, ingresó. Allí pudo comprobar que el joven había confeccionado una especie de soga atando sábanas y cortinas de la habitación para descolgarse desde el cuarto piso del inmueble, ganar la calle y huir.

A pesar de haber transcurrido más de la mitad de la cuarentena, López decidió dejar el lugar, arriesgándose a ser imputado del delito que prevé el artículo 205 del Código Penal y sin saber, a ciencia cierta, si está contagiado de coronavirus.

El caso tuvo amplia repercusión en los medios de comunicación y en las redes sociales de todo el país debido a la modalidad utilizada por el muchacho para romper el aislamiento obligatorio para ver a su novia.

Te puede interesar...