Un agente aduanero enfrentará un juicio en los próximos días por una causa de abuso sexual en Guaymallén. El sujeto está acusado de vejar a la hija de su pareja desde el día de su cumpleaños durante un lapso de dos años.

El hecho se develó el 31 de enero de 2020, cuando la menor de edad le confesó a su madre el infierno que vivía dentro del propio departamento donde vivían, ubicado en calle Las Cañas de Dorrego.

Seguir leyendo

Según sostiene el fiscal de Delitos Sexuales Darío Nora, Enrique Silva Fernández (33) también residía en ese domicilio en las inmediaciones del centro comercial La Barraca ya que estaba en pareja con la progenitora de la niña.

Todo habría comenzado un día de agosto de 2018. La víctima recordó bien el comienzo de la situación ya que ese día era su octavo cumpleaños. Esa noche, su padrastro ingresó a su habitación y cometió el primero abuso sexual en Guaymallén. Fue en forma vaginal y anal, según la acusación.

Desde ese día se continuaron varios hechos similares en el cuarto de la niña o en la habitación matrimonial, cuando la progenitora no estaba en el lugar.

abuso.jpg
El caso de abuso sexual en Guaymallén va a juicio. Imagen ilustrativa.

El caso de abuso sexual en Guaymallén va a juicio. Imagen ilustrativa.

Enrique Silva Fernández fue detenido e imputado por abuso sexual con acceso carnal agravado agravado por la situación de convivencia con un menor de 18 años, en un número indeterminado de hechos.

El fiscal Darío Nora solicitó la elevación a juicio del expediente pero la defensa del sospechoso se opuso intentando un cambio de calificación. Querían que fue todo fuera considerado como delito continuado, pero el juez Diego Flamant le negó la posibilidad. Ahora se espera que la defensa insista en una instancia superior.

Este detalle técnico legal cambia radicalmente el panorama si Silva es condenado. Si bien la pena mínima es de 8 años, la defensa intenta que la escala máxima baje de 50 a 20 años de cárcel. Hasta ahora, no lo ha logrado.