Policiales Secuestro virtual
Horas de terror

Familia del hampa: la historia detrás del secuestro virtual

Durante la madrugada del lunes, dos mujeres fueron detenidas por un secuestro virtual. Se trataba de una madre e hija cuyo padre fue asesinado hace unos años

Fueron varias horas de nerviosismo. Todo comenzó con un llamado teléfónico a las 2.30 de este lunes. Una mujer le decía a otra que tenían a su hijo de 16 años secuestrado. En ese momento comenzó una historia de terror, engaños, desesperación y un final feliz de las víctimas de un secuestro virtual que tenía como protagonistas a una madre y a su hija que detrás de ellas cuentan con una historia marcada también por la inseguridad y la tragedia.

Alrededor de las 2.30, un teléfono suena en el Valle de Uco. La dueña de este, una mujer de 44 años previó lo peor, como cualquier otra persona que recibe un llamado a esa hora. No se equivocó.

Del otro lado de la línea, una mujer le decía que su hijo, que vive en el Gran Mendoza, estaba secuestrado y le pedía una suma de dinero para liberarlo. La historia estaba bien hecha y la delincuente tenía todo pensado. Incluso en el llamado hubo gritos de un hombre que se hacía pasar por el chico. Era un plan perfecto. Casi perfecto.

La delincuente no contó con que su víctima llamaría a la Policía. El miedo se había apoderado de ella. A eso se le sumaba que su hijo no atendía el teléfono pero en su cabeza, lo mejor fue llamar a la Policía y no se equivocó.

La propia Policía tomó la rienda de las negociaciones y acordaron llevar a Las Heras 32.000 pesos. Cuando llegaron al lugar de la transacción se encontraron con dos mujeres. Una de ellas de 37 años y otra de 15.

Al revisar sus antecedentes se encontraron con que la mujer era Karina Bardazza y la menor se trataba de su hija.

Quién es la extorsionadora

Karina Bardazza no es desconocida para la Policía, ni para la Justicia.

Hace unos años estaba en pareja con Darío Ocaña. Se encontraban en su casa cuando una bala ingresó a la vivienda e impactó en Ocaña. Se trataba de una bala perdida proveniente de una pelea entre dos bandas en las que la víctima no tenía nada que ver.

Qué pasó con el hijo secuestrado

Mientras todo el operativo sucedía, la Policía se dirigió a la casa de una familiar de la víctima a buscar al hijo.

El joven se encontraba en lo de una prima y la Policía lo encontró allí, dormido, sin saber de lo que estaba ocurriendo y no habiendo escuchado el teléfono.

Ya casi había salido el sol y la historia tenía un final feliz después de tanto terror y miedo por un secuestro virtual.

Temas relacionados: