Policiales Domingo, 15 de julio de 2018

Engañaron a una anciana y le robaron $1.200.000 de ahorros

La mujer de 88 años creyó que quien la llamó por teléfono era su hija. Ella le dijo que los billetes que tenía saldrían de circulación y debía cambiarlos. Los cedió a un falso contador

"No queremos hablar. Estamos dolidos" fue la cortante frase de una familiar de Blanca, la anciana de 88 años que víctima de un engaño entregó $1.200.000 de los ahorros de toda su vida. La banda que se alzó con el tentador botín en Godoy Cruz la llamó por teléfono, una mujer se hizo pasar por su hija y le hizo creer que los billetes que guardaba en su casa pronto saldrían de circulación y por lo tanto debía cambiarlos.

Las teorías de quienes investigan desde hace años estos históricos cuentos del tío siguen dos líneas: hay quienes aseguran que las bandas que se dedican a este delito cuentan con el beneficio de que la gente, por una razón u otra, siempre cuenta que tiene tanto dinero en casa, que cobró tal venta o que decidió guardar tal herencia. En cuestión de días esa confesión llega a oídos de un delincuente que con datos precisos ataca y consigue el botín.

Otros aseguran que estos delincuentes trabajan con probabilidades: llaman a determinada cantidad de personas con la habilidosa capacidad de sonsacar quién tiene algo de dinero en casa y ahí comienza el ardid que concluye cuando se apoderan del dinero.

Como fuere, a la anciana que vive en el barrio Trapiche la llamaron a su teléfono fijo en la tarde del viernes. Del otro lado, una voz femenina se hizo pasar por una sobrina y más tarde otra mujer que presuntamente era su hija tomó la posta y le dijo que "el Presidente iba a cambiar los billetes" y que para no perder sus ahorros debería entregárselos a un contador de confianza que pasaría por su casa.

Sin dudarlo, y aparentemente sin consultarlo con nadie de su familia, la mujer confió en lo que escuchó y le abrió la puerta al gentil hombre que minutos más tarde llegó hasta su domicilio. A él le entregó $1.200.000 que celosamente ahorraba desde hace años y que había guardado en dos bolsos.

Con la educación con la que llegó y sin dar lugar a ninguna sospecha, ese falso contador dejó la vivienda caminando y llevándose la suculenta suma.

Recién a la noche, la hija de la anciana llegó hasta su casa y así la mujer descubrió que había sido víctima de un engaño.

La denuncia del caso quedó radicada en la Oficina Fiscal N°3, a cuyos investigadores la anciana les caracterizó al amable joven que se llevó todos sus ahorros.

Sin embargo hasta anoche no había ni rastros de la aceitada banda de delincuentes.

Más noticias