Policiales Jueves, 16 de agosto de 2018

El trapito dijo que Julieta Silva quería escaparse

El testimonio del cuidacoches, testigo presencial del homicidio de Genaro Fortunato, complicó a la acusada.

Una audiencia jugosa y maratónica se vivió en la segunda jornada del juicio por la muerte de Genaro Fortunato (25), por la que está imputada su novia, Julieta Silva (30), quien lo arrolló con su vehículo el 9 de septiembre de 2017 a la salida del bar Mona, de San Rafael.

Fueron más de 10 los testigos que se presentaron frente a los jueces, la fiscalía y los abogados de la querella y la defensa. El principal testimonio fue el del trapito que vio todo la secuencia, desde que la pareja salió del local hasta que la acusada atropelló a la víctima.

La versión de este muchacho no dejó bien parada a Silva. Lo más fuerte que expresó fue que la sospechosa quiso escapar luego del pisarlo con el auto y que él se lo impidió. Agregó algunos detalles del accionar de ambos en esos minutos y se refirió a la luminosidad en la zona.

Durante la tarde, antes del cuidacoches declararon otros testigos propuestos por la querella y la defensa.

En la audiencia matutina, tres temas importantes se tocaron: la iluminación del lugar donde ocurrió el accidente, la billetera de Genaro, que desapareció después de su muerte, y el vínculo que tenía la víctima con la acusada.

Cuatro testigos, policías y peritos hablaron sobre la escena del hecho, las condiciones climáticas que imperaban esa madrugada (estaba lloviendo), las primeras pericias que se hicieron sobre el Fiat Idea que conducía Silva y la posición del cuerpo de Fortunato, que quedó sobre la calle El Chañaral.

Lo cierto es que antes de que se hicieran las pericias, Julieta estuvo sentada dentro del vehículo, según señalaron los presentes.

Mientras la defensa hizo foco en las condiciones del clima y la luminosidad en la zona del accidente, la querella se ocupó más de la posición del cuerpo de Genaro.

Luego de estos testimonios se vivió la parte más jugosa de la mañana, cuando hizo su declaración la persona que halló la documentación que estaba en la billetera del rugbier.

Es que en un principio se hablaba de una billetera que había desaparecido, pero lo cierto es que el testigo, un jardinero, entró en contradicciones. Es que el hombre en la primera indagatoria dijo que la encontró el martes por la mañana cuando recorría la zona del accidente, y en su declaración en el juicio afirmó que sólo halló papeles y una tarjeta de crédito apilados en un árbol

Lo concreto es que por ahora no se confirmó quién se llevó la billetera de Genaro y éste es uno de los interrogantes que tienen la querella y la defensa.

Otra clave del debate, fundamental para los querellantes, fue el testimonio de una familiar de la víctima. La mujer dijo que el joven y Julieta viajaron de San Rafael a Mendoza a ver a una tía de él, y allí la presentó como a su novia.

Este dato confirmaría la teoría de los abogados de los Fortunato, que buscan ratificar el vínculo de pareja que existía.

Más noticias