¿Era para consumo personal o no? El caso de un suizo al que le hallaron una considerable cantidad de plantas de marihuana en una casa de un coqueto barrio privado en Luján de Cuyo trajo un debate judicial en el que, por ahora, está perdiendo.

La historia tiene su punto de partido en los primeros días de este año. Un llamado anónimo alertó sobre una plantación de marihuana en el barrio La Capilla, un complejo residencial de alto nivel ubicado en Vistalba. Un vecino del lugar aseguró que el propietario tenía 15 plantas de marihuana en un quincho ubicado en la parte posterior de su propiedad.

Te puede interesar...

Embed

Los investigadores comenzaron a recabar datos y reconstruyeron que se trataba de Stefan Luizi Brenn, un joven suizo que está afincado en la provincia desde hace varios años. Lo vigilaron durante varios días y lo vieron fumando cigarrillos de marihuana en la vereda de su casa, pero no observaron que comercializaba la droga.

El 24 de enero decidieron hacer un allanamiento. Efectivamente, encontraron 1,800 gramos de marihuana entre las 7 plantas de marihuana -algunas tenían 3 metros de altura-. Además secuestraron una balanza, molinillos y papelillos. Brenn llegó al lugar en medio del operativo en Vistalba y quedó detenido.

En su declaración indagatoria, el suizo aseguró que las plantas era para consumo personal ya que fuma entre 5 y 7 porros por día desde que tiene 19 años. También manifestó que esa casa es de fin de semana, ya que vive en Cacheuta con sus padres y se dedican al alquiler de cabañas. Es decir, negó categóricamente dedicarse a la venta de drogas -lo cual agravaría mucho su situación penal-.

A mediados de agosto, el abogado de Stefan Brenn presentó un recurso para cambiar la calificación del delito, planteando que efectivamente la marihuana era para su propio consumo. El letrado explicó que el suizo tiene trastornos de conducta desde niños los cuales trata con cannabis en lugar de un medicamento farmacológico, como Rivotril.

Incluso planteó que vivía con su pareja y cuando la mujer se fue a Colombia arrancó la mitad de las plantas -de hecho en la denuncia inicial se hablaba de 15-, en una clara actitud de que no las poseía para vender las drogas.

La estrategia de la defensa es cambiar la calificación de tenencia simple de estupefacientes -de 1 a 6 años de cárcel- a tenencia para consumo personal -de 1 mes a 2 años-.

Sin embargo, recibió un revés judicial. La Cámara Federal consideró que la importante cantidad de plantas halladas en Vistalba no podían ser considerara de consumo personal, aunque tampoco existen pruebas que las destinara para comercializarlas. A esto, sumado a que tenía un molinillo y una balanza complica su situación. Por el momento, el suizo Stefan Brenn continuará con la misma imputación.