Policiales | Diego Aliaga | Empresario | Cuerpo

Dónde y cómo estaba el cuerpo hallado que sería del empresario Diego Aliaga

El viernes se conocerá si el cuerpo encontrado en Lavalle pertenece al del empresario Diego Aliaga desaparecido desde el 28 de julio. La causa tiene 5 detenidos

Este jueves, el caso del empresario Diego Aliaga, desaparecido desde el 28 de julio, tuvo importantes novedades al hallarse un cuerpo en un descampado ubicado entre las localidades de Costa de Araujo y Gustavo André, de Lavalle. Los restos presentaban un estado de descomposición que sería compatible con la fecha en que el hombre fue visto por última vez.

Te puede interesar...

El fiscal federal Fernando Alcaraz y el director de Investigaciones, José Vega, brindaron una conferencia de prensa en la noche de este jueves luego de presenciar las intensas tareas que se llevaron adelante en este alejado paraje lavallino donde se produjo el hallazgo.

Si bien aún faltan las pruebas de reconocimiento dactilar o de ADN, hay grandes probabilidades de que se trate de Diego Aliaga. Este dato será confirmado el viernes.

Vega indicó que los restos son compatibles con los de un varón adulto. "Hay indicios que establecen que es la persona que buscamos", aseguró.

Investigación caso Aliaga.

También se detalló que el cadáver fue encontrado semi desnudo, solo con una prenda interior, envuelto en una manta y una carpa enterrado entre la maleza.

Sobre cómo se llegó al dato certero del inhóspito lugar del entierro, Alcaraz dijo que fue a partir de tareas de inteligencia y seguimiento de teléfonos que culminaron con la detención de una quinta persona.

Investigación caso Aliaga.

Un caso lleno de misterio

El 28 de julio pasado, Diego Aliaga salió de su casa ubicada en el barrio Palmares a bordo de una camioneta que le había prestado un vecino. Según los datos que recabaron los pesquisas, el hombre se iba a reunir con su socio pero nunca volvió.

Barrera retornó con el vehículo a la casa de Aliaga y estuvo varios minutos en el interior de la vivienda.

Al día siguiente, Gonzalo Aliaga, hermano del hombre, recibe un llamado extorsivo en la que le pidieron una importante suma en dólares pero los supuestos secuestradores nunca volvieron a llamar.

Los investigadores cree que uno de los hijos de Barrera fue quien realizó la llamada, así lo establecen las pruebas recabadas en un local de venta de teléfonos donde habrían adquirido el aparato para hacer este llamado.

La esposa de Barrera, en tanto, el día de la desaparición de Aliaga realizó más de 13 llamadas a su hijo, lo que la pone en un delicado lugar como partícipe del hecho.