Policiales Lunes, 26 de marzo de 2018

Di Césare jugó su última carta para evitar el juicio por el crimen de Julieta González

Una vez más, la defensa se opuso a la investigación de la fiscal. Si vuelve a obtener una negativa, no tendrá otra alternativa que ir a juicio. En pocos días se vence un plazo clave.

Andrés Di Césare, el joven de 23 años hijo de un reconocido empresario y acusado de asesinar a Julieta González (21) en septiembre de 2016, se jugó su última carta de cara a un juicio oral y público donde deberá responder por el crimen. Una vez más, se opuso a las decisiones de la fiscal, cuando restan pocos días para que se cumpla el plazo de la investigación.

A principios de este mes, más precisamente hace tres semanas, la juez de Garantías Érica Sánchez confirmó la elevación a juicio contra el joven bajo la calificación de homicidio agravado por violencia de género.

La resolución llegó tras una batería de nulidades presentadas por los abogados defensores luego que la fiscal Claudia Ríos solicitó el cese de la investigación primaria varios meses atrás. En resumen, los representantes de Di Césare cuestionaron algunas pruebas producidas por la magistrada, así como también la calificación del delito -sostenían que era homicidio simple-.

La juez rechazó lo planteado y mantuvo la tesis de la fiscal de Homicidios, pero la defensa volvió a embestir otra vez. Presentaron un recurso que ahora quedó en manos de una Cámara del Crimen, más precisamente del magistrado Gonzalo Guiñazú.

Se trata de un momento crucial, ya que quedó en juego el año y medio de investigación que lleva el caso. Es que en abril vence el plazo de la pesquisa -18 meses- y si no hay una resolución al respecto Di Césare podría recuperar su libertad. De hecho, fuentes ligadas a la parte acusatoria dijeron que creen que la defensa está dilatando el proceso en busca de ese objetivo.

El camarista Guiñazú ahora podrá hacerle lugar a la defensa, lo que en la práctica haría caer la causa ya que el imputado recuperaría su libertad y varias pruebas fundamentales serían nulas, o avalar lo instruido por la fiscal Ríos. En ese último caso quedará firme el procesamiento y no quedará otra alternativa que esperar la fecha para el juicio oral y público.

Discusión, golpe y muerte

Andrés Di Césare, hijo de un reconocido empresario del transporte de Maipú, se encuentra en prisión preventiva por el asesinato de Julieta González. La joven, con quien el acusado mantenía una relación informal, desapareció en la tarde de 21 de septiembre de 2016 y su cadáver fue hallado golpeado y maniatado en Cacheuta, cerca del penal de Almafuerte, días después.

Para los investigadores, la víctima fatal le había dicho que estaba embarazada de él, aunque mintió. Di Césare había buscado en su teléfono celular cómo deshacerse de un cadáver y si un feto perduraba para realizar un cotejo de ADN.

El imputado declaró en la causa y admitió haber protagonizado una discusión con González, a quien golpeó en la nariz. Pero su defensa asegura que entre ese día y la jornada que fue hallado el cadáver -del 21 al 25 de septiembre- la fiscal no detalla qué ocurrió.