Policiales Martes, 27 de febrero de 2018

Di Césare pidió una batería de nulidades a días de vencer el plazo investigativo

El joven acusado de asesinar a Julieta González (21) volvió a solicitar varias cuestiones en una audiencia ante la Justicia de Garantías. La fiscal se opuso a todos.

El único sospechoso y la víctima fatal.

Pese a que para la fiscal hace más de ocho meses que la investigación está terminada, Andrés Di Césare (23) todavía no va a un juicio por el asesinato de Julieta González (21), el recordado femicidio ocurrido en septiembre de 2016. La defensa del acusado presentó nuevamente una batería de oposiciones que la Justicia debe resolver, a pocos días de que se cumpla el término de la pesquisa.

En la tarde del lunes, tanto la fiscal de Homicidios Claudia Ríos como los abogados defensores del joven se reunieron ante la juez de Garantías Érica Sánchez. La audiencia duró varias horas ya que los representantes del acusado presentaron un puñado de nulidades para evitar que la causa vaya a debate oral y público, tal como solicitó la investigadora judicial en junio del año pasado.

Los letrados de Di Césare aseguraron que es nula la elevación a juicio porque que la fiscal no afirma que pasó entre el 21 y el 25 de septiembre, fecha en que desapareció la víctima fatal y en que fue hallada sin vida. También agregaron que en el acta de procedimiento cuando se encontró el cadáver falta la firma de un secretario y que en el análisis que se realizó en el celular del sospechoso no se notificó a la defensa. Es por esto que el joven debe ser sobreseído, según reclamaron en la audiencia.

En contraparte, la fiscal Ríos contestó que entre los días del 21 al 25 sólo Di Césare sabe qué es lo que sucedió con la víctima fatal y que cuando se encontró el cadáver ella se encontraba presente en el lugar del hecho junto al fiscal Santiago Garay. Con respecto a la medida sobre el teléfono celular, la magistrada esgrimió que no era un peritaje sino un informe técnico por lo que no era necesario notificar a la defensa.

Este último punto es de vital importancia ya que en el artefacto de Di Césare se encontró que había borrado búsquedas en Internet sobre cómo deshacerse de un muerto, si un feto perdura en un cadáver -creía que Julieta González estaba embarazada-, fotos y conversaciones con la joven.

La fiscal también dijo que la defensa trata de realizar maniobras para dilatar el juicio ya que el 21 de marzo se cumple el plazo para el cierre de la pesquisa y podría recuperar su libertad.

En tanto que los abogados particulares pidieron, en caso que no se acepten las nulidades, que se cambie la carátula a homicidio simple ya que no está probado que haya existido violencia de género.

Claudia Ríos adujo que sí existe ese agravante ya que el mismo Di Césare en su declaración admitió haberle dicho a la joven que abortara y hasta que le propinó un golpe de puño en la nariz.

Al finalizar las exposiciones, la titular del Primer Juzgado de Garantías dispuso un cuarto intermedio para analizar las posiciones y expedirse al respecto. En caso que rechace los pedidos de Di Césare, este podrá apelar una vez más ante una Cámara del Crimen.

Presunto asesino

Andrés Di Césare, hijo de un reconocido empresario del transporte, se encuentra en prisión preventiva por el asesinato de Julieta González. La joven, con quien el acusado mantenía una relación informal, desapareció en la tarde de 21 de septiembre de 2016 y su cadáver fue hallado golpeado y maniatado en Cacheuta, cerca del penal de Almafuerte, días después.

Dejanos tu comentario