Misteriosa investigación

Detuvieron a un socio del empresario que está desaparecido hace una semana

Por UNO

La investigación por la desaparición del empresario Diego Alfredo Aliaga, ocurrida hace una semana, dio un paso importante. En las últimas horas se detuvo a uno de sus socios, quien fue la última persona que lo vio con vida.

Te puede interesar: Inscripción Curso virtual de la UTN por el que podés terminar ganando un sueldazo

La reconstrucción que ha realizado la Justicia Federal, que hasta el momento investiga el hecho como un secuestro extorsivo, es que la víctima estuvo en su casa ubicada en el barrio Palmares el martes pasado.

Fuentes policiales relataron que salió con la chica de su casa en una camioneta que le prestó su vecino –su Porsche Cayenne estaba rota-. El destino era un inmueble en Guaymallén que había adquirido con un socio –ver más abajo-.

Las cámaras de seguridad captaron luego al socio regresando en el mismo rodado en que había salido Aliaga. Tenía en su poder una tarjeta para ingresar al barrio privado de la víctima, por lo que llegó hasta su casa y estuvo durante una hora aproximadamente en el interior. Los pesquisas creen que aprovechó ese momento para borrar las grabaciones de las cámaras ubicadas en el interior del inmueble.

Te puede interesar: ANSES Procrear 2020: cómo será el nuevo plan de viviendas que anunciará Alberto Fernández

Con estas pruebas, en las últimas horas del lunes se procedió a detenerlo en un allanamiento realizado en otro country del Gran Mendoza. Ahora quedó a disposición del fiscal federal Fernando Alcaraz, quien lidera el expediente.

Turbio

El caso está en el ámbito federal justamente porque la primera versión apuntó a un secuestro extorsivo ya que el hermano de la víctima recibió un llamado pidiendo una recompensa en dólares. Sin embargo, las comunicaciones nunca se repitieron y el teléfono del supuesto secuestrador fue descartado, según informó diario El Sol.

Esto, sumado a los antecedentes de Aliaga, hacen sospechar que en realidad se trató de otra cuestión. Incluso los investigadores no descartan que haya sido asesinado.

El hombre, que cumplió 51 años el 23 de julio pasado, es despachante de aduana y tiene empresas a su nombre, algunas registradas en el rubro inmobiliario. Hace algunos años, fue sobreseído en una causa donde sospechaban que había robado mercadería de Aduana para realizar contrabando.

Los investigadores policiales sostienen que se movía en un alto nivel económico –por la ubicación de su casa y los vehículos de alta gama que tiene- y que se manejaba con algunos socios que efectuaban importantes préstamos de dinero a cambio de que el endeudado ponga como garantía los papeles de un vehículo en una propiedad.

“Eran todos negocios turbios y eso puede haber traído broncas”, indicó un investigador.

Lo concreto es que con la detención del, por ahora, único sospechoso, la causa puede dar un giro de 180 grados.