Policiales Miércoles, 1 de agosto de 2018

Detuvieron a otro sospechoso de asesinar a Lourdes Espíndola

El martes despidieron con honores los restos de Lourdes Espíndola. Fue baleada en el cuello mientras esperaba el colectivo.

Un segundo sospechoso por el crimen de la policía bonaerense Lourdes Espíndola -baleada en el cuello para robarle su arma reglametaria- fue aprehendido en la localidad de Ituzaingó, unas horas después del entierro de la uniformada, mientras el primer detenido por el caso se desvinculó del hecho ante la Justicia.

Según confirmaron fuentes policiales, el segundo sospechoso es Pablo Manuel F., de 38 años, quien se habría escapado de su casa cuando los efectivos fueron a detenerlo, pero luego pudo ser ubicado por los investigadores a pocas cuadras armado con una pistola automática calibre 45.

El segundo detenido contaba con antecedentes penales desde el 27 de abril de 2000 por los delitos de robo y robo calificado.

Uno de los últimos delitos por los que cumplió dos años de prisión, según confirmaron fuentes penitenciarias a NA, fue un robo agravado en grado de tentativa ocurrido el 13 de noviembre de 2014 y por el que quedó libre el 11 de noviembre de 2016.

El último hecho por el que estaba acusado en la UFIJ N°2 de Morón es una tentativa de robo ocurrida el 19 de febrero último.

Ayer, pasado el mediodía, los restos de la policía asesinada por delincuentes que le robaron su arma reglamentaria, fueron inhumados con honores en el Cementerio Municipal de Berazategui.

La joven fue despedida por una gran cantidad de familiares, allegados, vecinos y policías con uniformes de gala, que acompañaron el cortejo fúnebre desde la casa mortuoria en la que se realizó el velatorio hasta el cementerio.

Antes de la inhumación de la joven de 25 años se leyó un responso en el que un sacerdote pidió que "Dios la recompense" por haber ofrendado su vida al servicio de los bonaerenses, después de que se leyera su ascenso postmorten a subteniente de la fuerza.

Al funeral asistió el jefe de la Policía Bonaerense, el comisario Fabián Perroni, que fue el encargado de entregar la gorra del uniforme de gala de la joven a su padre, Juan Espíndola.

La madre de Lourdes, Silvana Jofre, debió ser asistida al estallar en llanto en el momento en el que sonaba la diana y debió seguir el féretro a su última morada en una silla de ruedas, mientras era trasladado por una guardia de honor.

Más noticias