Policiales Abuso de menores

Declaró la adolescente que denunció que fue abusada por un futbolista en una fiesta

Por UNO

Los comienzos de esta semana fueron claves en la investigación que tiene a un joven futbolista acusado de haber abusado sexualmente a una menor de edad en una fiesta en Luján de Cuyo. La víctima brindó su testimonio en el expediente y además se confirmó la prisión preventiva del sospechoso.

Te puede interesar: Violaron a una nena de 2 años que estaba internada con síntomas de coronavirus

En cámara Gesell, la adolescente de 17 años brindó su testimonio en la jornada del lunes. Fuentes ligadas al caso detallaron que si bien presentó algunas contradicciones, sobre todo respecto a la fiesta en la que habría ocurrido el hecho, en líneas generales ratificó lo denunciado.

La chica aseguró que se acordaba de lo ocurrido y confirmó que cuando se encontraba con el imputado en una habitación del domicilio fue que la penetró con sus dedos.

Con esta prueba vital, este martes el juez Ramiro Salinas rechazó un pedido de la defensa del futbolista de 21 años y confirmó que continúe con arresto domiciliario, tal como había pedido el fiscal de Delitos Sexuales Ramiro Salinas.

El magistrado también ordenó que la investigación avance en forma rápida para determinar en un plazo de 2 meses si está en condiciones de ser elevada a juicio oral.

Denuncia

A mediados de marzo pasado, un grupo de jóvenes realizó una fiesta en una casa ubicada en Luján de Cuyo. En horas de la madrugada un llamado al 911 alertó sobre un abuso sexual que había ocurrido. El señalado intentó escaparse pero finalmente fue detenido.

La reconstrucción del caso sostiene que los protagonistas del caso ingresaron a una habitación cerca de las 5. La víctima dijo que estaba casi inconsciente debido al consumo de alcohol y que el joven la besó y la penetró con sus dedos. Del otro lado, el futbolista sostiene que fue todo consensuado.

Los informes médicos no detectaron lesiones íntimas en la denunciante pero el fiscal sostiene que esto se debe justamente a que la víctima no se resistió porque estaba casi desmayada.

El dosaje de sangre, que se realizó cuatro horas después del suceso, indicó que la menor tenía 0,5 gramos de alcohol en sangre, número que debió haber sido el doble cerca de las 5 de la mañana.

El joven de 21 años está imputado por abuso sexual con acceso carnal y está con prisión domiciliaria.

Temas relacionados: