Crimen en Guaymallén

Crimen del empresario Emilio Giménez: las pruebas para sostener la captura del Corcho, el barra de la Lepra

Este miércoles, el fiscal de Homicidios Carlos Torres solicitó la prisión preventiva contra Walter Sáez (31), el último detenido por el asesinato del empresario de la feria, Emilio Giménez. Un análisis de un celular lo compromete en el expediente

La Fiscalía de Homicidios busca dar un nuevo golpe en la investigación por el crimen en Guaymallén del empresario Emilio Giménez (49). Esto quiere decir que una jueza avale la detención del último sospechoso: un joven conocido como Corcho, vinculado a la barra brava de Independiente Rivadavia y sindicado en la investigación gracias a un teléfono celular que se halló en el lugar del hecho.

Walter Sebastián Sáez Olguín (30) fue capturado hace dos semanas en Chubut. En esa provincia se había mantenido prófugo durante dos meses aproximadamente. Creen que alternó entre dos domicilios, aprovechando el conocimiento del lugar ya que su padre trabaja en una empresa petrolera de la zona. Cuando lo trasladaron a Mendoza quedó alojado en la penitenciaría.

El fiscal Carlos Torres lo imputó por homicidio criminis causa -arriesga una pena de prisión perpetua- y solicitó la prisión preventiva. Es decir, que permaneza detenido mientras avanza el expediente. Este miércoles se realizó una audiencia para que el investigador judicial exponga sus argumentos ante la jueza Carolina Colucci.

► TE PUEDE INTERESAR: Uno por uno: quiénes son los prófugos por el asesinato del empresario Emilio Giménez

A Corcho Sáez lo complica el hecho de haber escapado de la provincia y de tener una fuerte vinculación con los Encapuchados, la facción de la barra brava de Independiente Rivadavia que está sospechada de idear el asalto y crimen de Emilio Giménez. De hecho hay otros dos sujetos de ese entorno que también están vinculados en el expediente: Cristian Rivero -detenido- y su hijo Gustavo Rivero -prófugo-.

Pero además un teléfono fue la clave para afirmar la sospecha contra el Corcho Sáez. Se trata de un artefacto Motorola que fue hallado en la camioneta Toyota Rav 4 que emboscó por la parte trasera al vehículo donde circulaba el empresario al momento del asesinato. En un principio se creyó que el celular pertenecía a Ángel Fredes, un albañil de 29 años que estuvo detenido pero ya recuperó su libertad y será desvinculado de la causa. Es que el chip telefónico estaba registrado a su nombre, pero Fredes explicó que había dejado de usar ese número hace unos meses e incluso entregó su nuevo teléfono.

emilio gimenez.jpg

Pero los investigadores tecnológicos detectaron que varias de las llamadas que se efectuaron el día del crimen y la semana previa eran para el entorno familiar de Sáez: su padre, su hermano y su cuñada, entre ellos.

El abogado defensor del sospechoso, Mariano Moreno, se opuso a la prisión preventiva y solicitó que su cliente recupere la libertad por falta de pruebas para sostener la acusación.

Tras escuchar las partes, será la jueza Carolina Colucci quien resuelva si Sáez debe continuar alojado en la penitenciaría o recupera su libertad. Para esto se tomó un cuarto intermedio y la resolución se ventilará la semana que viene, según adelantaron fuentes judiciales.

► TE PUEDE INTERESAR: Crimen en Guaymallén del empresario Emilio Giménez: las coartadas de los detenidos que los podrían dejar libres

Crimen en Guaymallén

El 15 de septiembre pasado, Emilio Giménez se encontraba en el Mercado Cooperativo de Guaymallén donde tenía un emprendimiento frutihortícola. Ese día se quedó a almorzar con un grupo de personas y en horas de la siesta salió rumbo a la casa de su madre, en las inmediaciones del club Murialdo. En su camioneta VW Amarok tenía un bolso con $5 millones, ya que el hombre solía moverse con grandes sumas de dinero por su trabajo. La víctima detectó que dos camionetas lo estaban siguiendo y llamó a dos amigos para notificar lo que estaba pasando.

Cuando realizaba el segundo llamado fue encerrado por los vehículos -una Jeep Renegade y una Toyota Rav-. De uno de ellos se bajaron los asaltantes esgrimiendo un arma de fuego, pero Emilio Giménez hizo marcha atrás tratando de escapar e impactó al otro rodado. La situación terminó con los ladrones efectuando un disparo que impactó en el tórax del empresario y huyendo sin el botín que buscaban.

►TE PUEDE INTERESAR: Cuándo juega la Selección argentina vs. Australia, por octavos de final del Mundial Qatar 2022