Diario Uno Policiales

La conductora de un Chevrolet Corsa que embistió al transporte provocó la muerte de Simón Cabello en 2010. La mujer que conducía el transporte quedó absuelta.

Condenaron a tres años de prisión a una mujer por la muerte de un niño en un transporte escolar

Por UNO

Por Gonzalo Villatorovillatoro.gonzalo@diariouno.net.ar

Seguir leyendo

GENERAL ALVEAR– La conductora de un Chevrolet Corsa, Norma Colombero, quien embistió a un transporte escolar y provocó la muerte de un pequeño de 5 años, fue condenada ayer a la pena de tres años de prisión,con ejecución condicional e inhabilitación para manejar por siete años. También deberá cumplir tareas comunitarias. El accidente ocurrió hace tres años y cinco días, y en él murió el pequeño Simón Cabello.

Colombero fue imputada por homicidio culposo agravado y lesiones.

La mujer conducía el Chevrolet Corsa que en la mañana del 23 de junio del 2010 ingresó desde la calle Independencia a alta velocidad y embistió a la furgoneta, que circulaba por la avenida José Ingenieros transportando a siete niños de 4 y 5 años al Colegio Santo Tomás Moro. Con el impacto, la Peugeot Boxer se levantó por el aire, hizo un trompo de 180 grados y volcó sobre el lado del acompañante. Durante el movimiento brusco, la puerta corrediza se desprendió, por lo que Simón Cabello salió despedido y fue aplastado por el vehículo sobre el asfalto.

Entre las pruebas que se presentaron, una pericia determinó después del impacto que el Corsa iba a 64 kilómetros por hora. Raúl Cruz, un testigo presencial del choque que se salvó por milagro de no ser una víctima más, había declarado que la mujer “entró a más de 100 kilómetros por hora”. Además se acreditó que circulaba sin seguro.

En cambio, Mirta Méndez, conductora y propietaria del transporte escolar, fue absuelta.

El fallo del tribunal concordó en todos los puntos con la petición que había formulado en su alegato la fiscal sustituta Paula Arana. El debate oral y público por la muerte de Simón Cabello comenzó el martes y, aunque  estaba previsto que finalizara el jueves, los extensos alegatos de las cinco partes en pugna (fiscal, dos querellantes y los defensores) incidieron para que la conjueza pospusiera la lectura de la sentencia.

El dictamen de la conjueza Adriana Cerini generó alegrías y frustración en las partes. Por un lado, la defensa de Méndez salió satisfecha del recinto, mientras que la familia Cabello mostró un profundo rechazo por la absolución de quien era la segunda acusada, porque entendía que el niño fue descuidado en el transporte y en el momento del accidente no tenía colocado el cinturón de seguridad.

Precisamente sobre ese punto giró gran parte del juicio y tanto los peritos como los testigos fueron consultados reiteradamente sobre las medidas de seguridad de la furgoneta.

Ese cuestionamiento también fue utilizado por la defensa de Colombero, que intentó desviar así las miradas del tribunal hacia la dueña del transporte, en la búsqueda de una absolución. En ese sentido, el abogado José Luis Ros aseguró que apelará la sentencia.